View Full Version: Last Drop Falls

Old Hogwartsii > Lago > Last Drop Falls


Title: Last Drop Falls
Description: Franco *-*


April McAdams-Adler - March 29, 2011 06:56 AM (GMT)
Medio día. El calor primaveral se hacia presente en aquel bello y siempre pácifico lago en el cual muchas historias se contaban, incluso algunas de amor, otras de miedo o simplemente reflexiones de algun alumno que necesitaba reecontrarse consigo mismo. Cual fuera la razón de ser de aquellos pensamientos, el lago podria explicar cada una de esas historias con lujo de detalle y April estaba segura que si se adentraba mas podria ser ella misma parte de aquellas historias.

Susurraba una vieja cancion que su padre la habia enseñado de pequeña. ¡Cuanto los extrañaba! Queria ver a su madre y abrazarle con todas sus fuerzas y a su padre depositarle un tierno beso en la frente y contarle todo lo sucedido en Hogwarts y aunque Hawkeye su lechuza nunca fallaba con las cartas, queria decirselos frente afrente, lo mas seguro es que le darian todo el apoyo y le darian algun consejo para protegerse. Amaba todo de sus padres pero sobre todo que no eran sobreprotectores y asfixiantes como algunos padres de conocidos suyos. Le daba gracias a Crredwen por no haber ido a otro colegio, el destino no habia hecho mejor eleccion que colocarle en hogwarts y estar con la gente que queria.

Cerraba los ojos para recibir la presiosa luz del astro rey, segun se decia en algunas culturas, la luz del sol significaba energia y paz, como la estrella mas grande del firmamento iluminaba los mas oscuros momentos y le daba renovadas ganas de seguir adelante. Ahora entendia por que era obejto de culto para aquellas ancestrales civilizaciones.

Franco Chimalli - March 29, 2011 07:20 AM (GMT)
El sol se posaba en lo alto del día, marcaba el medio día, justo el momento de mas calor, o que se suponía e momento mas caluroso en esa época del año, el clima era extraño en Inglaterra, sin importar que época fuese, siempre hacía un poco de frío. Sin importar cuanto tiempo llevara ahí, Franco no dejaba de sorprenderse de eso y de muchas cosas.

Caminaba por el sendero, en su mente cantaba una canción que había escuchado en algún lugar del castillo, no sabía bien de quien ni en donde la había escuchado, pero al tonada le gustaba, era rítmica, como una canción de cuna, era realmente tranquilizadora.

Sonriente posaba su mirada en el cielo por encima de su cabeza, sin fijarse realmente por donde caminaba, aunque de ves en cuando miraba el sendero para no caer por los lados y lastimarse una pierna, la última vez que había echo algo similar, terminó con el tobillo roto y en cama por alrededor de un mes, y eso era algo funesto para el, el estar quieto sin hacer nada, era terriblemente tedioso.

Sus pensamientos volaban por todos lados, que eran interrumpidos cuando saludaba a alguno de sus amigos o conocidos, y entablaba una plática pequeña y seguía su camino con la tonada de piano en la mente.

Hasta que, sin darse cuenta, llegó al lago, un muy bonito lugar donde el sol se reflejaba perfectamente en el agua cristalina de aquel manto acuífero, llegó y se quedó ahí, un momento mirando la belleza del lugar.

Al ver el panorama, su mirada reconoció a alguien importante de entre sus amistades, April, una chica amable y muy gentil. Parecía estar concentrada, con los ojos cerrados y mirando hacia el sol, como si estuviese recibiendo la llegada de la primavera con los rallos de Huitzilopochtli.

Sonrió y se acercó con calma, disfrutando también la luminosidad despedida.

- Hermoso panorama no crees, deberías verlo en la pirámide del so, es hermoso -

Dijo interrumpiendo la “concentración” de su amiga, mientras se giraba hacia el sol y cerraba sus ojos, imitando a la chica, esperando que esta len contestara para no moverse de su posición.

April McAdams-Adler - March 29, 2011 07:42 AM (GMT)
En medio de su proceso para renovarse espiritualmente con los brillantes rayos del sol, escucho cercanamente una voz suave y a la vez varonil que a la vez se le hacia conocida y que tambien provenia de justo al lado suyo. Abrió los ojos y sonrió abiertamente al ver de quien se trataba. Franco Chimalli, amigo leal y fiel compañero. Faltaba poco para que se le viniera encima del gusto que le daba verlo, pero mejor decidio darle un ligero codazo en señar de complicidad.

-Si, es muy bello .¨Señor Chimalli¨- Aquella ultima frase la dijo en un muy mal pronunciado español, Franco le habia estado enseñando un poco de español durante los recesos de clases pero aun no era de lo mas diestra. Lo decia como una forma de homenaje a las raices del joven hufflepuff y nunca pretendia ofenderlo con su banal intento de hablar en aquella ancestral lengua. Ciertamente en toda su vida no habia conocido a nadie que viniera fuera del viejo continente, solo a aquel joven que le dio el verano mas maravilloso a su madre hace ya algun tiempo y solo por las anecdotas de esta ultima.

Le paso el brazo por debajo del suyo y lo incitó a comenzar una lenta caminata por las orillas del lago, el sol comenzaba a calarle en los ojos de la irlandesa y para protregerlos un poco y observar mejor a su amigo hufflepuff se puso una mano en la frente y le miró con fijación. Franco le gustaba, si, le gustaba y no podia evitarlo en lo absoluto.

Posiblemente por la primavera ella se sentia muy ¨hormonal¨ pues habia muchos chicos en el colegio que despertaban la atencion de la ravenclaw pero aun era demasiado timida para poder iniciar alguna conversacion aunque fuese simple con alguno de ellos.

No sabia desde cuando habia empezado a sentir eso por el, pues no habia ningun hecho o acto que hubiese marcado la diferencia, o solo tal vez era por que ahora que ya era mayor lo veia con otros ojos distintos al de la amistad. Pero de cualquier forma no cometeria la imprudencia de decirle acerca de sus sentimiendo hacia el si aun no estaba segura de esos sentimientos.

-Y bien galán? ¿cuando irás a casa? mi madre pregunta por ti muy seguido-

Efectivamente, hacia ya mucho tiempo desde la primera vez que Franco visito la mansion de los McAdams-Adler el verano pasado y su madre habia quedado fascinada con el joven de piel morena. Obviamente entre lineas lo estaba invitando nuevamente a que pasara una breve temporada con ella en su casa, les gustaba ir por las noches a cabalgar en la yegua percherón de su padre ¨Roxie¨.

Franco Chimalli - March 29, 2011 08:21 AM (GMT)
Sus ojos permanecían cerrados, pero su sonrisa ahí se quedaba, siempre sonriente y amable, no podía ocultar el hecho que le divertía estar siempre con ella, después de todo, de entre todos sus amigos, ella era la que mas confianza le daba, no sabía por que pero ella siempre le había hecho sentir como en casa, hacía que ese lugar tan alejado de su hogar, se convirtiera en un lugar mucho mas ameno.

Sintió el codazo y sonrío un poco mas, medio abriendo solo un ojo, mirándola de reojo, se veía muy linda con el sol reflejando en ella, al parecer, los dioses solares habían decidido bendecirla con su baño divino, dándole un aura luminosa bastante bella.

Claro, su dicción con el español, no era muy buena, por alguna extraña razón, los europeos, con excepción de los españoles, no podían pronunciar correctamente el español, parecía que no pudieran conocer las lenguas romances, aunque hasta cierto punto era de entenderse, el Español era una lengua muy difícil, pero, en ese caso especial, se sentía bien el que ella se esforzara para decir correctamente su nombre, era algo lindo de su parte.

El solo sonrío y tomó su brazo caballerosamente comenzando a andar junto con ella, justo ese momento le recordaba cuando había ido justo con ella a la mansión familiar, había un lago cercano y paseaba de la misma forma con ella, solo que con un poco mas de calor, ya que el sol era mucho mas fuerte en aquellas tierras, o podría ser por el verano, no lo sabía, pero era algo muy apacible.

La sonrisa en su rostro se hacía mas grande, le gustaba mucho estar ahí y ver el sol reflejado en el lago, su boca se abrió para decir algo, pero April le ganó el comentario.

Franco asintió y regreso la mirada hacia el cielo de forma distraída, como si recordara algo que había olvidado.

- Ha!. Si, tu madre, una mujer muy interesante, aun recuerdo la última ves, realmente fue algo muy lindo, tu familia es muy unida, me recuerda a la mía.-

Decía sonriente recordando las veladas en la casa de April, con su familia, ellos siempre habían causado buena impresión en el, y el en ellos al parecer. Podría ser, claro, por ser de un lugar “exótico” o por su variedad de lenguas que podía hablar o cosas así, pero con el tiempo se fue ganando su cariño.

- Claro, dile a tu madre que en las siguientes vacaciones iré a visitarla, y por favor, manda mis saludos a tu madre -

Eso le hacía recordar que, la madre de Franco, aun no conocía a April, le había platicado mucho de ella en sus cartas y de todo lo que había sido, inclusive, ella pensaba que la tenía por su novia, hasta que el aclaró el malentendido, rectificándole que era su mejor amiga, y que todavía no se daba nada de estilo romántico, y que si en dado su momento se diera, ella sería la primera en saber.

- Por cierto, Mi madre sigue preguntando por ti, sabes… -

Tomó su mano y se puso frente a ella, parando el lento caminar.

- Me encantaría que conocieras México, y que conocerías a mi madre, te tiene en mucha estima, a pesar de no conocerte -

Sonreía amable y divertido, contento por la posibilidad de presentarle a su madre, su país, la llevaría por tantos lugares que terminaría rendida. Pero una idea asaltó su mente, podrían pensar que era su novia, aunque eso no importaba, podría no ser del todo agrado de Aprli.

Solos e le quedó viendo divertido por el pensamiento y siguió el camino.

- Si, sería divertido, especialmente por que no hablas el idioma, mon ami -

Terminando la frase en Frances para el deleite de la chica, haciendo un poco de mofa que no podía con el español. Aunque el había dejado en claro siempre que podía, que se sentía alagado por que ella lo intentara, y que en cada intento se mejoraba. Pero en ese momento, sentía las ganas de molestar un poco.

April McAdams-Adler - March 30, 2011 05:25 AM (GMT)
Hizo una mueca de extrañeza al ver lo despistado que era Franco con respecto a su familia, como podria olvidarlos si llevaban casi una vida conociendose. Sin embargo era una cualidad (digamoslo asi) en Franco ser tan distraido, le parecia mucho mas espontaneo y confiable que cualquier persona en todo el mundo. Asi habia sido los ultimos 7 años, desde que se conocieron al toparse en los pasillos, Franco no sabia dar con el aula de transformaciones y April amablemente le acompañó hasta ahi, pues tambien le habia tocado ir. Esos recuerdos siempre hacian sonreir a la joven ravenclaw, era chistoso ver como del chiquillo que apenas sabia hablar ingles ahora estaba convertido en todo un hombre y que ahora le estaba pareciendo algo mas que un simple amigo.

-¿como que te recuerda a tu familia? ¿que no lo es ya? dijo divertida fingiendo indignación mientras le daba un empujoncito.

Familia. Se le vino a la mente el recuerdo de los hermanos Ayres cuando recien los conoció, habia aprendido de ellos mas de cualquier persona, la cabalidad con la que pensaban los sucesos mas terribles y la serenidad de su temple, era digno de admirarse y aunque ya habia pasado mucho tiempo el recuerdo de su amiga Mikki aun estaba en su mente, de hecho seria muy dificil que se pudiera borrar aun y con el paso del inclemente tiempo.

Su animo decayó un poco al recordar esos momentos pero no dejo que Franco la vieras asi, prefierio mejor treparse como mico en su espalda ancha y sólida como roca, queria jugar con el, disfrutar el tiempo de paz que siempre llegaba cuando el estaba presente. Nunca terminaria de agradecerle el hecho que siempre estuviera ahi, para ella en los momentos de infinita tristeza, poca gente podia contar con personas como Franco Chimalliy gracias a Morrigan! ella tenia la inmensa fortuna de estar entre su privilegiado y selecto grupo de amistades.

-Si, le mandaré una carta con Hawkeye y le diré que pronto nos harás ¨enchuiladias¨ - mencionó mientras se encontraba arriba de él.

Se apretó contra él y le dio un fuerte abrazo, suspiró estando muy cerca de su oido y simplemente le dio un tierno beso en la mejilla. Esa era su forma de decirle que lo queria y muchisimo, ademas de agradecerle por estar siempre ahi. Lo miró de reojo y se impresionó al escuchar que tambien la madre de Franco deseaba conocerle. Se conocian desde hacia mucho tiempo y efectivamente aun no conocia a su madre y a su padre, eso era de lo mas extraño aunque siempre pensó que debido a la seriedad y la prudencia del joven mexicano no habia tenido la oportunidad de conocerles.

-¿por mi? ¿Que les has dicho? espero que no soy una devorahombres y esas cosas, de seguro la impresion que llevara si llega a verme...dirá ¨Y esta lagartija de que panteón la sacaste¨ le dijo casi al punto de ahogarse en su propia risa. Realmente esperaba que la tuviera en otro concepto, no sabia que tanto le decia Franco de ella pero desde lo mas profundo de su ser, deseaba que solo cosas insignificantes y sobretodo buenas.

Franco Chimalli - March 31, 2011 07:03 AM (GMT)
Franco hizo una mueca al escuchar lo que le decía, como que no era una familia, claro que lo era!. La mueca del chico daba a entender que no entendía del todo la pregunta de April, como si tuviese otro significado.

Aunque después de unos minutos negó con la cabeza y sonrió de nuevo.

- No, no, claro que me acuerdo, me refiero a que tu familia me recuerda a como somos en la mía -

Solo se movió un poco hacia atrás con el empujón y justo cuando iba a decir algo mas, sintió el peso de la chica en su espalda, colgándose en el como si fuese un mono, Franco la cargó para que esta no cayera, no le molestaba en lo absoluto que se trepara en el, lo había echo ya en algunas ocasiones.

Se rió al escuchar decir aquella frase perfectamente mal dicha. - "enchiladas" - Dijo con el mismo tono de riza - Siempre fuiste tan mala para el español -

Quería decir mas, pero dejó que su amiga lo abrazara y se sintiera cerca de el, ella, seguramente sentía u poco de nostalgia o preocupación, y el lo mejor que podía hacer era reconfortarla.

Sintió el beso y sonrió mientras comenzó a caminar lentamente, no por que le pesara, si no para no pisar mal y que ambos cayeran.

- Linda, no puedo decir nada malo de ti, sabes que eres un amor... - sonrió - Les he dicho que eres mi mejor amiga, casi mi hermana, les he platicado de como eres y como te comportas, que eres una muy buena estudiante y que me ayudas en ocasiones con las tareas, que eres de Ravenclaw, por eso tu gran intelecto... les he dicho que eres mala con el español pero poco a poco vas aprendiendo, les he contado de tu familia y de tu madre que me pareció muy agradable... básicamente, todo lo que ha pasado... Y una Devora-hombres, no creo, no tienes cara de, mas bien de una buena persona, tu corazón habla por ti, no te preocupes, te tienen en buena estima. -

Y así era, le había contado a sus padres muchas cosas, todo realmente, no tenía secretos para con ellos, y April era su mejor amiga, y no podía esconderla a sus padres, especialmente el cariño que le tenía.


April McAdams-Adler - April 1, 2011 05:30 AM (GMT)
Seguia arriba de su amigo caminando y disfrutando del bello clima que brindaba el profundo y oscuro lago aquel dia. Sentia una paz infinita, tenia muchisismo tiempo de no sentirse asi, tan aliviada y tan ligera. Creia que podria volar y no precisamente en su escoba. Tenia una necesidad imperativa de tirarse en el suelo y revolcarse como niña por horas, recordaba cuando por primera vez conoció a Franco, no hablaba muy bien inglés y ella fue la primera que le ayudó con sus tareas y demases, en aquella epoca el habia sido lo mejor que le habia pasado en la vida, fue su primer amigo y su primer complice y ahora se estaba conviertiendo en su primer amor pero no lo sabria hasta que pasara algo que de verdad detonara aquel sinfin de sentimientos que April tenia para con el joven Hufflepuff.

Luego volvio en si, observando el suelo que pisaba el joven, le despeino un poco el cabello e hizo una mueca de incierto al ver como Franco refutaba la aclaracion que la irlandesa habia hecho hacia un momento.

- Mas te vale, si no la que te espera eh!

Le dio otro apretón fuerte y mejor se bajó de su espalda, no queria cansarlo mucho aunque dudada que lo hiciera pues con ese imponente fisico ella pareceria una pequeña particula. Cuando se terminó de bajar de su espalda, le tomó del brazo otra vez y comenzaron de nuevo la caminata pero esta vez iria directamente a la orilla del lago, queria remojarse un poco con la gelida agua de aquel pozo acuifero.

-Si lo sé, soy pésima hablando español pero para eso te tengo a ti no? Franco-sama Apenas dijo esto cuando hizo la burda imitación de una persona de aquel pais oriental juntando la manos y entrecerrando los ojos picaramente.

Espero realmente algun dia conocer a mi sue..suertuda madre dijo atragantandose con sus propias palabras, casi se le salia aquella confesion que dudaba realizarle. - Si tuvo un hijo como tú a de ser un verdadero encanto, hay que organizar un día de campo en la mansión no crees? Traerias a toda tu familia para que la conozca y tu...bueno pues conocerás a mi padre y a mis abuelos dijo un poco melancolica, pues ya casi no tenia familia pues la de su madre no habia recibido con buenos ojos que su hija tuviera que precisamente mezclada con un mago de sangre limpia pero de dudosa reputación.

Luego le sonrio levemente y se zafó de el para ir corriendo directamente al lago, se descalzó y comenzo a jugar con el agua, que por cierto estaba bastante fria apesar del clima pero lo importante era pasar el mayor tiempo posible con las personas que amaba pues nunca estaba segura de volver a ver el amanecer otra vez y mas aun con los constantes ataques en Hogwarts

Franco Chimalli - April 8, 2011 03:44 AM (GMT)
Y enserio no se sentía tan pesada, solo que el peso estaba mal equilibrado, esperaba que April lo entendiera, por que no le pesaba. Franco dio un pequeño impulso para mover a la chica sobre su espalda y que se acomodara, y ahora si, el peso estaba equilibrado y el la podía llevar hasta su casa sin problema alguno.

Sintió su mano en el cabello, despeinandolo, y el fuerte abrazo que le daba y sin mas, se bajaba de su espalda, Franco simplemente la ayudó a bajar y tomó su mano caballerosamente.

- si, si, yo se que eres de dar miedo, claro, que esa parte nos e la conté a mi madre - Sonrió ante la cierta ironía de sus palabras, sabía que ella no era del tipo exactamente agresivo, pero bien conocía sus aventurillas fuera del colegio y las cosas turbias que tenía cada persona.

-sama.... creo que no es lo mas adecuado... no estamos ni remotamente cerca de ese continente, aunque, estamos mas cerca ahora que de América... bueno, la cosa es que mejor hablemos ingles, se te da mucho mejor! -

Y nuevamente rió cuando ella metía sus pies al agua, se notaba fría, mas que fría, helada, como le podía gustar meter los pies en agua así de fría, justo por eso era por lo que se enfermaba.

Realmente ella estaba melancólica, extrañaba a su familia, y con el ambiente incierto que reinaba en el colegio, casi todo el mundo se sentía tenso y triste la mayor parte del tiempo, recordaba a Joachim, y las trágicas perdidas que pasó, su hermana y su amor, y ahora veía como su mejor amiga estaba triste, podría ser por pensar en que no los volvería a ver, o que en cualquier momento los malos llegarían disparando y sembrando el caos.

Mientras ella metía sus pies y dejaba el comentario de las familias a tras, Franco no pudo evitarlo, debía darle un consuelo.

Se acercó a ella y por la espalda de dio un abrazo cálido, tierno, un abrazo que daba a entender todo sin palabras, Franco se preocupaba mucho por ella, y April debía saber que a el no le gustaba verla así de melancólica. Recargó su cabeza en la nuca de la chica. - No te preocupes, después de todo yo estoy aquí para protegerte. -

Sus palabras eran cálidas y amables, el la conocía desde había ya tanto tiempo que sabía perfectamente como a conocía, como si ella fuese un libro y el ya lo hubiese leído muchas veces.




* Hosted for free by zIFBoards