Mutantes y Humanos compartiendo un mismo mundo… y una guerra en ciernes.

Cuando la coexistencia parece volverse inviable, la única opción es tomar partido pero… ¿Por quien lo harás? Una política opresora, empresarios sin escrúpulos, experimentación humana con total impunidad, atentados terroristas, corrupción… pero aún en tiempos turbulentos existe quien aboga por el dialogo, la cooperación y la convivencia.

El mundo está en tus manos. ¿De qué lado estás?






Worlds Collide

Image and video hosting by TinyPic


InvisionFree - Free Forum Hosting
Fully Featured & Customizable Free Forums

Learn More · Sign-up Now
Bienvenido a la Academia X.
Si aún no eres miembro, puedes unirte a nuestro rol de forma totalmente gratuita.
Únete a la aventura

Name:   Password:


Pages: (2) [1] 2  ( Go to first unread post )

 La curiosidad mató al gato...
Gianna Sacci
Posted: Sep 7 2010, 02:09 AM


Alumna. Nivel 1


Group: Inactivo
Posts: 20
Member No.: 239
Joined: 20-August 10



... y eso que el gato tenía siete vidas, para empezar. Es decir, que para haber eliminado todas y cada una de esas siete vidas, la curiosidad debía ser una entidad muy muy peligrosa. Lo suficientemente de temer como para que su madre y su abuela le dieran un sermon sin fin cada vez que Gianna amenazaba con meter sus narices donde no le importaba (y debía confesar que eso sucedía más a menudo de lo que le gustaría admitir).

La curiosidad, en según qué contextos, era una fuerza tan poderosa, tan atrayente, que solamente podía augurar cosas malas, y uno de los ejemplos más concretos que tenía a la mano era el portón que tenía frente a ella en ese instante, haciéndola sentir aún más diminuta de lo que su pequeño cuerpecito era en realidad. La puerta de metal enorme, con lo que aparentaban ser varios candados de alta seguridad custodiándola y una leyenda colosal y llamativa al borde superior que leía "Sala del peligro".

Sala. Del. Peligro.

¡¿Cómo se suponía que fuera capaz de resistirse a eso?! Era un impulso primitivo, autodestructivo, como cuando de niño van y te advierten que mantengas los dedos alejados del tomacorrientes, y tú no únicamente vas y metes la mano, sino que vas y metes el tenedor que sostienes en tu mano. El choque eléctrico te sorprende, te duele, y lloras a moco tendido pero tú solito te lo buscaste. ¿Por qué? Porque no pudiste resistir esa vocecita en tu oído que te ordenaba pasar por alto las prohibiciones y hacer justo lo que te dijeron que no hicieras.

La pequeña morenita ya se había acostumbrado (más o menos) al edificio. Sabía donde estaban los dormitorios, las aulas, el comedor, la biblioteca, la enfermería... todas esas habitaciones necesarias para pasar su día a día. Sin embargo, aún había puntos en su mapa del campus que no se había aventurado a explorar y otros, como este, en los que se hacía énfasis no tenía ninguna clase de acceso a menos de estar acompañada de personal autorizado.

¿Qué era la Sala del peligro? ¿Por qué tanto misterio? Se moría por saber lo que había del otro lado, por satisfacer su bendita curiosidad. Y por ello tenía ahí plantada casi 10 minutos mirando fijamente la puerta, observándola sentada en el piso y apoyada en el muro contrario; sus rodillas recogidas y la cabeza descansando en una canastilla hecha por las palmas de sus manos. En su mente mil y un locas ideas desfilaban, cada una más descabellada que la anterior. Llego incluso a pensar en una cámara de tortura, pero venga, esto era un colegio, ese tipo de cosas no podían llevarse a cabo en un lugar así...

¿O no?


--------------------
Top
Lilith Velvet
Posted: Sep 12 2010, 09:56 AM


Alumna. Nivel 1.


Group: Inactivo
Posts: 26
Member No.: 242
Joined: 6-September 10



Lil había llegado y ya se había instalado en la academia. Le habían indicado sus clases, su habitación y las normas, esa parte no le sentó nada bien. Había venido de un lugar con plenas libertades, ceñirse ahora a esas restricciones no era su ideal de hogar.
Sin embargo al cabo de un rato pensó que era lógico mantener algunas normas para el control de los alumnos mas descarriados. Por supuesto ella no era uno de esos.

Bueno, ya está. Lil salió de la habitación estirándose. Estaba un poco desorientada, solo había visto de academia sus exteriores, la entrada principal y la primera y segunda planta, solo hasta los dormitorios femeninos. Necesitaba conocer el lugar, sus rincones mas tranquis, los lugares que tenía que evitar y cosas por el estilo. Además así no tendría que preocuparme de otras cosas.

Empecé escudriñando las salas restantes de la 2º planta. Pude entrar en un laboratorio bastante preparado para dar clase, eso significa que aquí además de tener pasta debían dar unas clases pesadas. Ay. Cerré la puerta un poco abatida, como cualquier otro alumno que aprecia su autonomía no me gustaba la idea de empezar las clases, era agobiante.

Las otras dos salas eran graciosas, su cartel digo, porque no pude entrar. Una era Técnicas Estratégicas. Ok, ¿qué viene a ser esto? Bueno espera, esto es aún mejor, ¿Sala de Cerebro?. A menos que estuviera mal, hubiera un frasco con un cerebro en medio de la sala o un mutante con un cerebro enorme estuviera ahí dentro, todo esto escapaba de mi comprensión. La clara conclusión era que tenían fondos. Eso me daba igual. La cuestión era ¿Qué hacen aquí con mis compañeros?.

Las idas se desvanecieron cuando llegué a la tercera planta. Ya había alguien allí, estaba sentada en el pasillo una chica mona, seguramente alumna, frente a una sala que a medida que me acerqué distinguí como La Sala del Peligro. Miré de nuevo a la chica y ya pude ver mejor sus facciones. Levanté la mano a modo de saludo, intentando sonreír pero no pude. Si no me alegraba no podía forzarme, eso no significaba que no fuera simpática. Miré otra vez la sólida puerta de esa sala mientras me acomodaba el suéter verde que se me había caído para el hombro derecho Interesante ¿no crees?, hace gracia que pongan cartelitos así en algo que está prohibido. Es cómo si dijera “muérdeme“. Me acerqué mas a la puerta con la clara intención de averiguar qué había al otro lado. La verdad es que sola no parece tan interesante, ¿te atreves a entrar a fisgonear? Sonrisa, sonrisa, sonrisa, sonrisa, bien! Lo he conseguido jeje.
Top
Loke Crown
Posted: Sep 17 2010, 12:58 AM


Alumna. Nivel 1 // PNJ


Group: Fallecido
Posts: 263
Member No.: 12
Joined: 3-May 09



- Es una habitación grande y vacía -dijo Loke desde el fondo del pasillo, con la mano bajo el vientre y una triste mirada sobre las dos desconocidas.

Lo que había ante las chicas era un fantasma de la vieja Loke, la chica descocada y divertida, que parloteaba sin parar, hacía chiquilladas y solo quería bailar y bailar. Llevaba un tiempo que no se ponía guapa, que no vestía faldas cortas, ni se pintarrajeaba la cara y se teñía el cabello de rosa chicle... No, esta Loke era una joven madre de 16 años que estaba cansada de los casi ocho meses de bebé que soportaba en su vientre, que tenía cambios de actitud por el descontrol hormonal, que apenas podía andar, que le pesaba el culo, que se veía y sentía gorda y fea, que estaba comenzando a odiar a su bebé, al padre del mismo, a la abuela del mismo y a la puta de Delacour.

- Una vez nos colamos, Tauro, Blood y yo... una habitación grande, vacía, con paneles blancos por todas partes... por lo visto hay unos controles y unas cosas que la hacen funcionar y pasan... cosas ahí dentro...

Aireó las manos intentando explicárselo, pero... era tan difícil usar las palabras. Desde que se había quedado preñada había comprobado que le era muy fácil usar sus poderes para describir muchas cosas. Sus sentimientos, sus miedos, sus deseos.

Sus recuerdos.

Cerró los ojos y creó a su alrededor su recuerdo. Tauró forzó la puerta y entraron... había poca luz, solo la que entraba por la puerta y no había interruptor ninguno a su alrededor... solo paneles blancos... la sala parecía carecer de esquinas, era como si fuera el interior de una semiesfera blanca. Los tres estaban borrachos o colocados, ya no se acordaba, pero en ese momento les pareció una idea sensacional colarse allí y...

De hecho Pixi entró con el secreto deseo de enrollarse con Tauro y Blood a la vez. La idea de internarse en un lugar prohibido alimentó la fantasía.

- Pero apareció McCann. Resulta que tiene sensores de alarma y cosas de última tecnología, aunque estoy segura que nos leyó el pensamiento y por eso nos pilló. McCann nos dijo que ni de coña la habríamos activado, pero que si ponía no pasar era porque no se podía pasar. Que pasaríamos cuando tuviéramos que pasar -Pixi se encogió de hombros con una dulce y bonita sonrisa dibujada en el rostro.- Bienvenidas a la Academia, soy Loke, pero todo el mundo me llama Pixi.


--------------------
Top
Gianna Sacci
Posted: Sep 18 2010, 05:54 AM


Alumna. Nivel 1


Group: Inactivo
Posts: 20
Member No.: 239
Joined: 20-August 10



Los pasos que hacían eco en el pasillo le hicieron alzar la vista hasta encontrarse con una muchacha que ondeaba la mano hacia ella, saludándola. Gianna respondió el gesto de igual forma, sonriéndole a la chica conforme se acercaba.

- Interesante ¿no crees?, hace gracia que pongan cartelitos así en algo que está prohibido. Es cómo si dijera “muérdeme“. -

- Esa es exactamente la idea que me ronda por la cabeza desde hace buen rato. - Respondió bromeando a la vez que sincera. A su parecer, el etiquetar un lugar como "Prohibido" de forma tan llamativa no era la mejor manera de mantener a las personas alejadas.

- La verdad es que sola no parece tan interesante, ¿te atreves a entrar a fisgonear? -

- ¿Fisgoqué? - Respondió sorprendida. Que estaba muriéndose de la curiosidad por saber qué había allí dentro era verdad, pero Giovanna Sacci no era el tipo de persona que se pasa las reglas por el arco del triunfo. Quería entrar, si, pero no a escondidas. Eso le parecía la manera más sencilla de garantizarse un castigo, y con profesores que eran capaces de leer los pensamientos, arriesgarse no le parecía muy atractivo que digamos.

- Es una habitación grande y vacía. -

¡Oddio! ¡Que nos pillaron! La voz femenina que provenía del final del pasillo le hizo palidecer. ¡De seguro que alguna maestra les había sorprendido! Era cierto que la voz no tenía un timbre muy adulto, pero eso no quitaba que alguien les hubiera atrapado con las manos en la masa.

Al voltear, no vio a ninguna maestra. Se trataba de otra chica, seguramente de su edad y de estatura muy similar. La cabellera opaca de raíces oscuras y puntas rosadas eran solo el marco para unos ojos claros que Gianna no podía discernir si se mostraban vacíos o melancólicos. Y lo más llamativo, por supuesto, eso que captaba la atención al primer instante, era el abultado vientre que sostenía.

Gianna desvió la mirada. No quería ofenderla clavando sus ojos en ella como si fuera algo tan novedoso el ver a una adolescente en cinta. Tampoco quería emitir juicios, ¿por que qué derecho tenía ella? Acababa de llegar y América era un lugar tremendamente distinto al pueblo en que había crecido, un lugar donde las lesbianas y las jovenes madres solteras desfilaban por doquier.

O tal vez no, tal vez exageraba. Seguro que en el pueblo existían cosas así y aún más escandalosas. Era sólo que nadie se atrevía a hacerlas públicas. Se sintió incluso culpable de experimentar compasión por la chica. Era por cosas así que le habían inculcado que el amor verdadero esperaba hasta el matrimonio y... y ella era una hipócrita. ¿Qué acaso no había estado a punto de acostarse con Giancarlo cuando sus padres la sorprendieron? Había estado enamorada y por eso quería dar ese paso, porque creyó que iban a estar juntos por siempre, y ahora estaba en Nevada, sola. Vaya giros que da la vida.

- Una vez nos colamos, Tauro, Blood y yo... - Y ahí ante sus ojos, tan nítida como real, la imagen que la chica describía se materializaba. La vio a ella, a otra joven rubia y un muchacho con cornamenta abrirse paso a torpes tropezones, al parecer ebrios y sin que eso les importara ni un poco. Al abrir la falsa puerta y dejar ver lo que había en el interior, Gianna no pudo evitar al acercarse a ver. Cuando el recuerdo desvaneció, no había nada frente a ella más que el portón de metal.

La italiana miró a la chica llena de asombro. Lo que hizo - reproducir de esa manera sus recuerdos, no el traspasar los límites marcados por el reglamento - le parecía increíble. Sabía que aún tenía mucho por descubrir sobre este mundo nuevo al que ahora pertenecía...

- Bienvenidas a la Academia, soy Loke, pero todo el mundo me llama Pixi. - Y la sonrisa que Pixi les dirigió le pareció preciosa, y casi pudo asegurar que por un segundo regresó algo de vitalidad a su mirada cansada.

Le tendió la mano y le sonrió. - Giovanna, pero Gianna también está bien. Y ella es... - Acababa de caer en cuenta que no sabía cómo se llamaba su otra compañera.


--------------------
Top
Lilith Velvet
Posted: Sep 20 2010, 01:29 AM


Alumna. Nivel 1.


Group: Inactivo
Posts: 26
Member No.: 242
Joined: 6-September 10



La chica parecía tener las mismas ganas que Lil tenía por entrar ahí, pero al intercambiar un par de palabras pensó que quizás ella no querría responsabilizarse de algunos riesgos. No importaba, pero ya que tenía la oportunidad me lo pensé dos veces antes de entrar.
Me sorprendió especialmente que se tomara mi presencia tan bien, yo no era de esas personas que tuviera un feeling instantáneo, ni siquiera imaginaba caer bien en el primer momento, por eso cuando bromeó conmigo no sabía cómo responder.
Mientras pensaba que contestar, escuché una voz femenina detrás nuestro.

Es una habitación grande y vacía.Una sensación aguda casi de dolor comenzó a subirme desde el estómago hasta la cara, haciéndome sentir calores y crispandome todo el cuerpo. Me mordí la lengua antes de soltar alguna excusa estúpida e intenté que el suelo se abriera engullendo mi cuerpo sin dejar rastro. Claro que eso era imposible, así que estaba condenadamente atrapada.
Cerré los ojos pero al volverme encontré a otra chica. Suspiré aliviada mientras relajaba mi cuerpo. Por un momento Gianna y Lil tuvieron la misma cara, por suerte para ellas la fortuna les había sonreído antes de meter la pata.

Lo que mas destacaba en la nueva desconocida era su pelo, rosa en las puntas y negro en las raíces, como si desde dentro estuviera perdiendo toda la diversión que le aportaba el color, una altura similar a la de Lil, voz cansada por momentos y por último su hinchada barriga.

A partir de ahí Lil comenzó a procesar ideas de manera acelerada, desde las mas básicas hasta las mas disparatadas y menos oportunas. Sentía una fuerte curiosidad, pero recordaba que en alguna otra ocasión había hecho sentir mal a personas con preguntas demasiado inoportunas. Me mordí la lengua una vez mas justo cuando hablaba otra vez.

Una vez nos colamos, Tauro, Blood y yo... La chica hizo uso de su poder tan naturalmente que yo me quedé sorprendida sin poder evitarlo, primero ví lo que esa compañera había hecho en ese mismo lugar con un tipo fornido, que deducía era Tauro, y otra chica, Blood, rubia y con aires picantes para mi, todos afectados por los estupefacientes. Lil con respecto a esto era reticente. Al finalizar el espectáculo tampoco pude evitar sorprenderme por la variedad de poderes que podía haber sueltos por el mundo. Me quedé callada cuando Pixi se presentó y así lo hizo también Gianna. Agradecí mentalmente, mientras tanto, que Loke nos hubiera detenido antes de pasar todo el año con una tremenda sensación incómoda, esperando que nos leyeran la mente sin querer y ¿quién sabe? grabarnos "No debo entrar en las salas termendamente tentadoras" en la frente con sus rayos láser, por decir un poder.

Y ella es... Inspiré y lentamente dije Lilith, pero prefiero Lil levanté la mano y les indiqué con los dedos un tamaño pequeño Es mas corto. Intenté sonreír pero con dos personas no podía. Intenté también evadirme de las momentáneas miradas que me dirigían ahora. Así que... La directora lee la mente. Loke asintió. Yo miré absurdamente el suelo y luego el techo, odiaba no tener qué decir. Tú pareces una veterana Pixi, ¿tú también eres nueva Gianna o lo contrario? Yo acabo de llegar y estaba investigando el lugar.

Top
Loke Crown
Posted: Sep 21 2010, 12:23 PM


Alumna. Nivel 1 // PNJ


Group: Fallecido
Posts: 263
Member No.: 12
Joined: 3-May 09



- McCann es la jefa de estudios. Aquí tenemos dos directores, Vandermeer, que también es un hueso, y Whitman, que está loco.

Le cayeron bien, al principio la miraron, como la miraba todo el mundo por entonces, con esa cara y esos ojos de: "¡Oh, mierda! Yo no me jodería la adolescencia así". Pero en el caso de Gianna y Lil, fue una corta reacción que dejó paso a sus rostros maravillados por el uso de sus poderes. Quizá por eso las perdonó esa primera mirada.

A Pixi la encantaba usar sus poderes. No dudaba en hacer gala de sus chispas cuando bailaba, para expresar su alegría o soltándoselas a alguien como modo de advertencia por su enfado. Y las visiones... siempre las tuvo miedo, porque era capaz de crear cosas horribles para atemorizar a quien la quisiera hacer daño... o se mostrase en contra de ella... no dudo en aterrorizar a Eleanor, hasta que su psique rondó la locura a causa de sus poderes.

Pero desde que empezó a aprender de McCann controlaba mejor su poder, podía recrear sus recuerdos con facilidad, podía generar visiones hermosas, no solo los productos de sus pesadillas, si no también sus fantasías, sus sueños y sus deseos.

- Llevo aquí... coño, llevo aquí casi dos años -alzó las cejas. Nunca había calculado el tiempo que llevaba en la Academia simplemente... dejaba pasar el tiempo y seguía viviendo el día a día.

Se llevó las manos al vientre, mientras se encogía.

- Ufff... -alzó la cabeza y sonrió.- Tranquis... es que se está poniendo juguetón y me patea. Va a ser un terremoto, como la madre… Ufff... esto... ¿os importa que nos sentemos en algún lado?

Se encaminó con su paso tambaleante hasta unos sillones que había en un pasillo cercano, donde se dejó caer pesadamente lanzando otro cansado suspiro.

- Bueno... y vosotras, ¿qué? ¿Cómo habéis llegado hasta la Academia x, lugar para jóvenes dotados?


--------------------
Top
Lilith Velvet
Posted: Oct 5 2010, 09:57 PM


Alumna. Nivel 1.


Group: Inactivo
Posts: 26
Member No.: 242
Joined: 6-September 10



Oh si, no me aclaro aún con el personal de la academia. Me pregunté qué aventuras (o desventuras) vivió en este lugar tan especial, después de sus dos años de experiencia. Luego recordé lo que nos mostró Loke, lo demás lo supuse.

Parecía que le costaba estar embarazada, algo que no reproché, ni se me pasó por la cabeza.
Hice un amago de complicidad cariñosa por el comentario de Pixi, no me salió bien pero había logrado intentarlo inconscientemente. La ayudé a llegar a los sillones que aparecieron en un pasillo cercano. Por un instante dudé en acercarme mucho a ella, por las dudas. Miré su barriga desde su lado y me pareció muy curioso, ¿cómo se debería sentir? Había visto, leído y escuchado sobre el tema, pero tener una compañera tan joven experimentando ello era una perspectiva totalmente diferente.
De todas formas intenté que no se notara.
Nos sentamos y Pixi preguntó Bueno... y vosotras, ¿qué? ¿Cómo habéis llegado hasta la Academia x, lugar para jóvenes dotados?

Lil se lo pensó un momento, esperando a que Gianna hablara primero, pero al no hacerlo decidió responder ella. Miró a Loke a los ojos.

Me dijeron que aquí podría aprender a controlarme, ya sabéis a lo que me refiero, supongo que así es ¿no? miré a Pixi esperando que estuviera de acuerdo Vine desde el otro lado del charco, pero no me siento muy segura sobre esto. Hasta hace poco vivía con mi institutriz.

Cambié de los ojos de Loke a los de Gianna un par de veces. Lo que puedes hacer es muy bonito e interesante, ojalá pudiera hacer algo así en vez de descontrolar poderes. Creí que eso les pasaba por la mente en ese momento, así que cambié de tema. Me encogí de hombros.

Supongo que el destino te juega malas pasadas a veces. Solo era una forma de hablar claro, el destino es algo ilógico para mi. No sé exactamente cómo me sentía en ese momento, no tenía una conversación tan larga con chicas de mi edad desde cuando? los 12 o 13? No me lamentaba, solo me resultaba extraño. Además me preocupaba por ellas sin siquiera conocerlas.

Eso también era curioso y extraño. Los amigos que tenía eran mi ordenador, la red y mi tableta gráfica. Aún así no creía que lo estuviera haciendo mal, osea mantenía una conversación. Ese pensamiento me animó un poco y llegué a sonreír mientras escuchaba lo que decían.
Top
Loke Crown
Posted: Nov 2 2010, 03:54 PM


Alumna. Nivel 1 // PNJ


Group: Fallecido
Posts: 263
Member No.: 12
Joined: 3-May 09



- Institutriz... ¡goau! -dijo la extrovertida muchacha.- Es muy del siglo pasado ¿no? ¿Señorita Rottenmeyer o Julie Andrews en, Sonrisas y Lágrimas?

- Lo que puedes hacer es muy bonito e interesante, ojala pudiera hacer algo así en vez de descontrolar poderes.

- Sí, ya... aquí aprendí a controlarlo ¿sabes? Casi volví loca a mi tutora del orfanato. Cuando me mosqueaba, bueno, digamos que hacía que las visiones que creaba fueran menos bonitas e interesantes... - Se encogió de hombros.- Es lo que tiene mi poder... es como tener un la posibilidad de meter un tripi a todo el mundo... a veces haces buenos viajes, y otras no tan buenos.

Pic, pic, pic, pic...

Loke miró a su frente desde donde se producía el ruidito. Era como si un chorrito de agua cayera en una rápida consecución de gotas desde el grifo. Aunque en este caso era sobre el suelo.

Desde el sofá.

El sofá donde ella estaba sentada.

Algo comenzó a bailar en su cabeza, cuando en ese momento sintió la humedad por sus muslos.

- ¡Oh, mierda! ¡Oh, joder! ¡Oh, mierda oh, joder, oh, mierda! ¡oh joder, mierda, coño, hostia, puta, cojones!

Se había levantado para, por fin, asimilar lo que ya se había supuesto.

- Acabo de romper aguas... oh, joder.

Miró a sus nuevas compañeras con los ojos muy abiertos y las manos bajo el vientre.

- Me... me estoy poniendo de parto. Oh, mierda.


--------------------
Top
Lilith Velvet
Posted: Nov 20 2010, 03:52 PM


Alumna. Nivel 1.


Group: Inactivo
Posts: 26
Member No.: 242
Joined: 6-September 10



Me imagino, que suerte entonces que lo hayas llegado a controlar. Me pregun... De repente Loke empezó a maldecir, al principio no sabía muy bien a qué venía. Mi semblante se quedó en una mueca momentáneamente por la interrupción. Encima que estaba intentando ser amable me interrumpe a media frase...
El sofá parecía empaparse desde debajo de Loke, ¿sería alguna repercusión del embarazo? Empecé a sacar conclusiones. Por un momento me olvidé de lo que pasaba, Pixi se levantó como pudo y dijo
Acabo de romper aguas... oh, joder.

Se me abrieron los ojos como platos y la boca se me deformó en repentina impresión.
Pero... Cuando... ¡Oh mierda ¿y ahora qué hacemos?!

Me... me estoy poniendo de parto. Oh, mierda.

Traté de pensar con claridad. Sujeté a Pixi intentando tranquilizarla.
Tranquila, a ver... Dije agitada. Recordé lo que hacían durante los partos en las pelis pero la verdad es que de poco serviría. ¡Gianna, rápido ve a buscar a un profesor o quien sea! Ví como la chica se marchaba corriendo tan nerviosa como nosotras. Loke siéntate otra vez no vaya a ser que te caigas. Respiraba cada vez mas agitada y yo me ponía mas nerviosa. Piensa.. piensa en otra cosa ¿e? Piensa en algún lugar tranquilo, que hayas viajado... Ella me miró con cara entre odio y desesperación, era evidente que no lo iba a hacer. Tampoco tenía nada a mano para avisar a alguien ni sabía cómo hacerlo, acababa de llegar. Tenía que admitir que la experiencia estaba resultando curiosa.

Suspiré sonoramente.

Lo único que nos quedaba era esperar. Me senté a su lado para susurrarle palabras tranquilizadoras.
Top
Loke Crown
Posted: Nov 22 2010, 06:03 PM


Alumna. Nivel 1 // PNJ


Group: Fallecido
Posts: 263
Member No.: 12
Joined: 3-May 09



- Piensa.. piensa en otra cosa ¿eh? Piensa en algún lugar tranquilo, que hayas viajado...

- Este es el lugar más tranquilo al que he viajado -dijo con nerviosismo.- Nueva York... Las Vegas... no es que sean muy tranquilos que digamos. En especial cuando vives en la calle... Joder... ¡joder!, esto está empezando a doler y...

Fue entonces cuando se le vino todo encima.

Iba a tener un bebé ahí en medio. Un bebé... ella sola. Sin nadie. No había visto más que un par de ciudades en su vida, y la mayor parte de los días de la misma se los había pasado encerrada en instituciones tristes. No tenía padres. No tenía amigos de verdad, solo conocidos o compañeros de fiestas. No tenía novio solo follamigos. No había sentido el amor.

E iba a tener un bebé.

Comenzó a llorar. A llorar a moco tendido.

Lil estuvo a su lado, susurrando palabras tranquilizadoras que poco efecto tuvieron en su estado de histeria. La cogió de la mano y la apretó mientras esperaban. Primero vino la Dra. Rosse y minutos después la propia McCann, que relevó a Lil.

Todo ocurrió muy deprisa. Como una secuencia de imágenes difusas. La camilla recorriendo los pasillos de la academia hasta la enfermería. La Dra. Rosse y Damian hablando en su jerga a su alrededor, como si ella fuera idiota y no entendiera nada de lo que pasaba. El dolor.

- Ya llega, pequeña -dijo la Dra. Rosse con voz jovial.- No tenemos tiempo de llevarte al hospital.

- ¡Declan! -gritó Loke de repente. El padre de su hijo, con todo el caos no había tenido un momento para pensar en él. Volvió la vista hacia McCann.- ¿Dónde está Declan?

El pinchazo en medio de la espalda para ponerle la epidural. Su continuo resoplar y resoplar. Y todo el mundo diciéndole que hacer y que no hacer. Mirándola el coño para ver si estaba o no lo suficientemente dilatado.

Estuvo tentada muchas veces de gritar, chillar, maldecir, insultar y de lanzar visiones a todos los que estaban a su alrededor. Visiones que les volverían locos.

Y llegó el momento. Había dilatado lo suficiente.

Lloraba. Lloraba a mares mientras la ponían en la postura, mientras seguía resoplando, mientras la doctora le susurraba ánimos y palabras amables. Lo iba a tener... iba a tener en minutos a su bebé.


--------------------
Top
Rosse Lindberg
Posted: Dec 4 2010, 11:50 AM


Medico de la Academia X


Group: Adultos
Posts: 157
Member No.: 36
Joined: 10-May 09



Le fue difícil entender a Gianna. La joven hablaba tan rápido, entrecortado y con aquel marcado acento que la pelirroja tuvo que hacerle repetir tres veces el recado mientras la tomaba por los hombros y le pedía que se tranquilizase.

Loke se había puesto de parto.

McCann había estado con Loke en todo momento. Le había pagado los mejores médicos, la había acompañado a todas las revisiones. Había comprado todo lo que podía comprarle al niño y había habilitado una habitación en su casa para la joven madre y el bebé.

Hasta les había sugerido a Declan a Loke si querrían dormir juntos a partir de ahora.

Marjorie apretó los labios. No podía saberse si estaba o no nerviosa, si estaba o no contenta porque su nieto iba a venir al mundo. Simplemente se agachó para mirar a Gianna a los ojos. Describirle como era su hijo e indicarle los lugares dónde podría encontrarlo.

-Dile que vaya a la enfermería, que su hijo está en camino.

Sin más preámbulo fue ella personalmente quien avisó a Damian y a Rosse. Ninguno de los dos jóvenes podía contener su entusiasmo. Damian se quedó preparando el pequeño quirófano y tardó unos minutos más en estar junto a la doctora, Marjorie y la parturienta.

Loke estaba muy agitada, histérica. Era algo normal. Era una chiquilla a fin de cuentas y aquello le venía muy grande. Rosse trató de tranquilizarla apretándole la mano y con dulces palabras, pero Damien fue mucho más efectivo al hacer uso de su gen X. Marjorie y Rosse también sintieron la oleada de calma que el joven estaba extendiendo sobre ellos.

Damien subió a Loke a la camilla y avanzaron por los pasillos con Loke a toda prisa. No tardaron en llegar a la enfermería. Un “un, dos, tres” y trasladaron a Loke de la camilla a la cama de intervenciones que tenían en la Academia.

-Voy a monitorizarte, pequeña. Así podremos controlar tus constantes y la de tu bebé. –Rosse, a sabiendas de que tenían una embarazada y que, posiblemente, tuviera que dar a luz en su enfermería, se había preparado- Si tu quieres te pondremos la epidural. –La pequeña asintió.

Entre Rosse y Marjorie la ayudaron a quitarse la ropa y ponerse uno de los pijamas de hospital.

-Aún no has dilatado lo suficiente para que tu bebé pueda salir. Intenta respirar tranquila. -Damien acompañó la indicación con otra oleada de su gen x.

Marjorie se colocó junto a Loke, entrelazó los dedos de una de sus manos con los de la pequeña y le apartó el cabello húmedo de la frente con la otra. Sonreía, sonreía de verdad. Sonreía tranquila y se podía decir que hasta contenta.

-Todo va a salir bien. Este va a ser uno de los momentos más especiales de tu vida, Loke. Aunque ahora no seas consciente de lo maravilloso que puede llegar a ser. No estás sola, ni él va a estar solo. Siempre nos vaís a tener a nosotros.

Rosse miró el monitor y entre las piernas de Loke. Al fin con una sonrisa dibujada en los labios.

-Ya llega, pequeña.

-¡Declan! -Gritó Loke de repente- ¿Dónde está Declan?

-Shhhhs! Ya he pedido que le avisen. Llegará enseguida, no te preocupes. Ahora, aprietame la mano.

-Vamos Loke. Cuando sientas la siguiente contracción, empuja.


--------------------
Top
Declan Drake
Posted: Dec 4 2010, 09:37 PM


Alumno. Nivel 2.


Group: Alumnos
Posts: 444
Member No.: 4
Joined: 30-April 09



La biblioteca había sido un bueno sitio donde meterse para obligarse a calmar los nervios. Llevaba dos semanas histérico, sin poder dormir tranquilamente ni comer sin que le sentara mal la comida, el latir de su corazón se lo impedía. Por eso estaba allí, haciendo ejercicios de literatura y tratando de estudiar. El lapicero se movía entre sus dedos como si fuera un autómata, y chocaba contra la mesa exactamente cada segundo. Cada pequeño golpecito le marcaba que quedaba un segundo menos para que su bebé naciera. Ese día llevaba 9136 segundos en la biblioteca.

Walt Whitman fue el creados del verso libre en su libro “Hojas de hierba”. 9138. Va a ser una niña preciosa… El verso libre consiste en que nada tiene por qué rimar ni tiene una medida de verso… Voy a ser padre, increíble. ¿Y si es niño? Si es niño lo querré igual, le llevaré a ver partidos de baseball, y me da igual que me vean las alas. Y si es una niña… si es una niña será lo que quiera, no voy a dejar que nadie le corte las alas… va a ser lo que quiera. SI es un niño cumplirá sus sueños, él decidirá su futuro.

De nuevo el lápiz volvió a dar golpecitos en la mesa. Las puertas de la biblioteca se abrieron y Declan levantó la vista para encontrarse una chica que parecía sufrir un ataque de nervios, se consoló de no ser el único. Se recolocó en la silla dejándose caer sobre el respaldo para mirarla y ver que le pasaba mientras mordía el lápiz. La chica le miró durante un segundo y luego miró a otros sitios. Pero volvió. Se acercó a él con paso rápido.

-¿Estás bien?
-¿Declan?
-Sí, ¿cómo…? Da igual. ¿estás bien?
-¡Loke está de parto!

La silla cayó contra el suelo retumbando el sonido en toda la sala y sus libros se quedaron en la mesa mientras que él salía corriendo de la biblioteca. Se perdió, no sabía llegar a la enfermería, en un día normal sí, pero en aquellos momentos sólo una cosa inundaba su mente. Su bebé. Podía ver sus ojos, eran iguales que los de su madre. Podía notar su suave piel, una suavidad que nunca iba a recuperar conforme pasara el tiempo.

Una sonrisa había invadido su rostro, pero estaba muy asustado. A cada persona que se cruzaba y que le dedicaba una miraba les contestaba con un “ya llega”, aunque no fue mucha gente, porque no tardó en dar con las puertas de la enfermería. Las abrió con violencia y buscó con la mirada a Loke. Estaba detrás de una mampara, ella, Marjorie, Rosse y Damien. Cerró la puerta tras de sí y se acercó a ellos. Iba exhausto por la carrera. Lo primero que hizo fue acariciar la cara de Loke.

-Ya estoy aquí, todo va a ir bien, ¿vale?. –Le besó la frente con ternura. No era su novia, pero era una buena amiga y la madre de su cada vez más cercano bebé. Luego miró a Marjorie y cayó en lo que había pasado, ella le había dicho a la chica desquiciada que fuera a buscarle, le dedicó una sonrisa de agradecimiento y no sólo por lo que acababa de hacer, si no por todo. A pesar de que en las primeras semanas después de la noticia la relación entre Declan y Marjorie se había vuelto muy fría y distante, las cosas habían mejorado y mucho. Declan no se cansaba de darle un beso de buenos días a su madre o un abrazo, pero evitaba mencionar lo ocurrido o pedirle de nuevo perdón. Ella se había portado muy bien, mejor que la mayoría de madres biológicas, incluso les había ofrecido a Loke y a él dormir juntos en casa, le resultaba gracioso aquello, ya que Loke y Declan no eran pareja pero Marjorie parecía creer que sí.

Recordó esos ocho meses desde que la chica le había anunciado su parto. Al principio se había distanciado mucho de ella y no porque no quisiera ayudarla, si no por las cosas que le había dicho en el hospital. Después fue acercándose a ella poco a poco aunque no llegó a ser como antes, Declan estaba destrozado tanto física como psicológicamente. Y después, cuando había decidido volver a ser el Declan de siempre, las cosas fueron a mejor. Declan se pasaba el tiempo con Loke, le daba abrazos, besos en la frente, le traía regalos sorpresa para animarla. Le gustaba poner su mano sobre el vientre de la chica y notar la vida que los dos habían creado. Muchas veces solía poner música clásica, había escuchado que eso era bueno para los fetos, así que no había dudado en hacerlo.

Declan cogió la mano de Loke y miró a Rosse y a Damien como esperando a que dijeran o hicieran algo. Notó como las piernas empezaban a fallarle a pesar de que aún no pasaba nada, se notaba como en el aire pero sentía que se iba a caer. Decidió mirar a Loke para darle ánimos y fuerzas.


--------------------
Top
Loke Crown
Posted: Dec 31 2010, 05:58 PM


Alumna. Nivel 1 // PNJ


Group: Fallecido
Posts: 263
Member No.: 12
Joined: 3-May 09



Estaba llorando.

No tenía muy claro porqué. Estaba emocionada. Jadeaba como si hubiera estado corriendo... o follando toda la noche. El cuerpo le dolía, sí, pero no era el dolor tan terrible que se imaginaba, posiblemente por los calmantes que le había administrado la Dra. Linderg, no era algo más como la imperiosa necesidad de sacar al bebé de ella, la opresión en sus entrañas, entre sus piernas.

No sabía si estaba feliz, o triste. Estaba nerviosa, histérica, eso seguro, revolucionada, pero aún así lloraba y lloraba, lloraba a mares.

Apretó los dientes de nuevo y empujó.

- ¡Ooooooh! ¡Joderrrrrrr! ¡Que salga yaaaaa!

No lo hizo, aún lo tenía dentro, aún lo notaba. Y entonces llegó. Tan fascinante y bello como sería ver a un verdadero ángel descender del cielo. "Así se lo mostraré a todo el mundo cuando lo cuente. Crearé la visión de Declan descendiendo de los cielos"

-Ya estoy aquí, todo va a ir bien, ¿vale?.

Rompió a llorar otra vez cuando sintió sus cálidos labios sobre su frente. Volvió a apretar los dientes, apretó la mano de Declan y empujó mientras un ronco gemido iba emergiendo de su garganta hasta convertirse en un ahogado grito.

"¡La cabeza! ¡Había salido la cabeza!"

Levantó la vista hacia su ángel.

- Lo siento. Siento haber sido una zorra contigo. Siento haberte dicho lo que te dije. Lo siento.

Volvió a empujar. Y empujó.

Y le oyó llorar. Oyó llorar al bebé. Oyó llorar a su hijo.

"Ya está. Ya ha terminado. Ya está"


--------------------
Top
Marjorie McCann
Posted: Mar 7 2011, 09:57 PM


Líder de la Hermandad/ Jefa de estudios/ Profesora de mentalismo


Group: Admin
Posts: 994
Member No.: 3
Joined: 23-April 09



Loke estaba histérica, nerviosa. Los poderes de Damien no conseguían tranquilizarla lo suficiente y se mezclaban con sus propios sentimientos creando en la pequeña un coctel peligroso. Tal vez el enfermero no tenía la suficiente concentración como para extender su poder en toda su magnitud o, lo que era más probable, no quería adulterar de ningún modo la fuerza de las emociones de una madre al ver nacer a su hijo.

Marjorie apretaba la mano de Loke. Damien había cogido la otra, e intentaba tranquilizarla, con el entusiasmo pintado en la cara y una sonrisa de oreja a oreja. También era el primer parto al que asistía el joven enfermero.

No tardó mucho en aparecer Declan. Damien se apartó de Loke, dejando a la pareja algo más de intimidad, y Marjorie le cedió su sitio al lado de la joven. Aquel momento era de ellos dos y era bueno que Loke recordase al padre de su hijo a su lado, siempre apoyándola, como lo había hecho durante el embarazo.

Lo que sí hizo Marjorie es acercarse a Declan y coger su mano libre, dándole un leve apretón. Cuando su hijo se giró para mirarla le dedicó una agradable sonrisa y le acarició la cara. Era su forma de decir que estaba allí, y era su forma de pedirles perdón.

-Muy bien, pequeña. Empuja con fuerza.

Loke cumplió las órdenes de la doctora y una oleada de imágenes confusas ametralló la mente de los presentes como si se tratase de un proyector disparando las diapositivas a demasiadas revoluciones como para poder apreciar algo con nitidez. La doctora Rosse ahogó un grito.

Los ojos de Marjorie adquirieron la tonalidad nacarada para aislar la mente de la parturienta y bloquear el efecto que sus poderes descontrolados provocaban en el resto. Apenas escuchaba las dulces palabras que su hijo le dedicaba a la joven madre. Su mente estaba sometida a las visiones de sus propios fantasmas.

-No te preocupes, preciosa, todo va a ir bien.

Marjorie resoplaba con fuerza mientras apretaba la mano de su propio ángel. Un hermoso ángel de alas negras. Sin que los dedos de Marjorie pudieran domarlo como tenían por costumbre, el negro mechón de su cabello caía de forma rebelde sobre su frente, pero él no soltaría las manos de su amada por mucho que el cabello le molestase.

Cada contracción le arrancaba un grito de dolor.


El llanto del bebé la sacó de sus propias visiones. La doctora sujetaba entre sus manos al bebé recién nacido que no dejaba de llorar y de patalear, manchado de sangre. El cordón aún lo unía a su madre.

-Es una niña preciosa. Enhorabuena, papás.

Rosse dejó el bebé entre los brazos de Loke, esperando a que el cordón dejara de palpitar para cortarlo y limpiar al bebé. Damien ya no se molestaba en mantener la compostura y saltó al cuello de la doctora, llorando como un niño y riendo a la vez. Rosse correspondió a su abrazo.

Marjorie se acercó a la cama y contemplo a la hermosa bebé, con la cara enrojecida y arrugada. En su pecho una punzada de dolor le recordó el momento en que ella sostuvo entre sus brazos por primera vez a su bebé, el momento en que sintió su calidez, y la forma en que ella y su marido rompieron a llorar cuando él cerró su puñito en torno al dedo de su padre.

Sin mediar palabra se alejó de la cama, despaldas y despacio, incapaz de apartar los ojos del bebé. Declan, con las alas desplegadas a la espalda, se acercó a acariciar el rostro de su hijo. La misma escena diez años más tarde.

Salió de la habitación sin mediar palabra. Subió a su habitación y sacó el paquete de tabaco. Con la mano temblorosa trató de encender un cigarrillo, pero al tercer intento lo tiró al suelo, profirió un grito ahogado y golpeo la mesa con el puño antes de arrojar con el brazo todo lo que había sobre ella al suelo.


--------------------
Top
Declan Drake
Posted: Mar 8 2011, 02:06 PM


Alumno. Nivel 2.


Group: Alumnos
Posts: 444
Member No.: 4
Joined: 30-April 09



Declan acompañaba la respiración con Loke, la miraba a los ojos y le intentaba tranquillizar, pero él probablemente estaba más nervioso, seguramente su cabeza sólo estaba centrada en calmar el dolor y en sacar a la critaura de su ser. Le dolía ver a Loke llorando, pero sabía que aquello acabaría, y que acabaría bien.

Mientras la chica le apretaba con fuerza una mano, sintió en la otra el apoyo de su madre. Declan despegó un momento la vista para mirar a la mujer que le había cogido y le había educado. Lo que iba a salir de Loke era una pérdida para Marjorie, su hijo se había portado de forma irresponsable, pero a partir de que la criatura saliera de dentro de Loke, Declan iba a demostrarle que había sido una madre ejemplar. Ante la sonrisa de Marjorie, Declan asintió una vez y le devolvió la sonrisa para seguir miradno a Loke. Cuando Marjorie soltó su mano, Declan la usó para acariciar la cara de Loke y apartarle el mojado cabello de la cara.

- Lo siento. Siento haber sido una zorra contigo. Siento haberte dicho lo que te dije. Lo siento. -Declan bajó de nuevo para besar la frente de Loke.

-Eso ya no importa, Loke. No me has hecho nada malo, no. Ahora vamos a ser tres y todo va a ser bueno. Nada puede salir mal. Ahora olvidate de todo y empuja, ¡Empuja!.

Declan miró a la entrepierna de Loke y vio una especie de burbuja, sangre y líquido y empezó a notar una flojera en las piernas. Eso era su bebé. Se apoyó con la mano que tenía libre en la cama y siguió mirando a Loke, respirando con ella y animándole para que empujara.

No sabía cuanto tiempo había pasado, pero de repente llegó una calma excesiva, Declan sonrió, y una lágrima asomó a sus ojos. No era capaz de mirar a su bebé, no sabía si estaba preparado... después de tanto tiempo y ahora lo tenía ahí y no sabía como comportarse. Se quedó mirando a Loke, que parecía haber corrido una triple maratón

-Es una niña preciosa. Enhorabuena, papás.

Declan volvió a agacharse para besar la frente de Loke, y sin separarse mucho de ella, giró lentamente su rostro hacia los llantos. Allí estaba, tan pequeña, tan vulnerable, tan necesitada. Y tan preciosa, tan llena de energía, tan... tan como en sus sueños. Declan comenzó a llorar mientras se reía.

-Es preciosa, Loke... es preciosa. Nuetra hija...

Marjorie se fue. Declan supuso por qué, pero ese momento era para Loke y para su hija. Era padre, aún no se hacía a la idea. Con cierto miedo acarició la cara de su hija, descubriendo la suavidad de su piel. Luego colocó su dedo índice entre la pequeña mano de la criatura, a lo que ella correspondió agarrandolo.

-Soy tu papá, cariño... Estoy aquí y nunca te voy a dejar sola, nunca. -Dijo aún con lágrima en los ojos y apoyando su cabeza sobre la de Loke. - Te quiero, chiquitina.

Declan volvió a besar al cabeza de Loke mientras pensaba en un tema que no sabía como plantear. Lo habían hablado antes del parto pero nunca con demasiada seriedad. El nombre de su niña.

-¿Cuál... va a ser su nombre? -Declan ya se lo había dicho a Loke más de una vez, si era niño Kann como su hermano y si era niña Lori como su madre, pero no era capaz de imponer esos nombres, quería saber qué quería Loke, al fin y al cabo aquella preciosa criatura era de los dos.


--------------------
Top
DealsFor.me - The best sales, coupons, and discounts for you

Topic OptionsPages: (2) [1] 2 





Hosted for free by InvisionFree* (Terms of Use: Updated 2/10/2010) | Powered by Invision Power Board v1.3 Final © 2003 IPS, Inc.
Page creation time: 0.1938 seconds | Archive



Skinned by Lint Roller of RPG-Directory and Caution.