Mutantes y Humanos compartiendo un mismo mundo… y una guerra en ciernes.

Cuando la coexistencia parece volverse inviable, la única opción es tomar partido pero… ¿Por quien lo harás? Una política opresora, empresarios sin escrúpulos, experimentación humana con total impunidad, atentados terroristas, corrupción… pero aún en tiempos turbulentos existe quien aboga por el dialogo, la cooperación y la convivencia.

El mundo está en tus manos. ¿De qué lado estás?






Worlds Collide

Image and video hosting by TinyPic


Create a free forum in seconds.
zIFBoards - Free Forum Hosting
Bienvenido a la Academia X.
Si aún no eres miembro, puedes unirte a nuestro rol de forma totalmente gratuita.
Únete a la aventura

Name:   Password:


Pages: (14) « First ... 11 12 [13] 14  ( Go to first unread post )

 BAILE DE AÑO NUEVO
Drako
Posted: Apr 8 2010, 02:19 AM


GRUPO E-B // Nivel 5


Group: Alumnos
Posts: 662
Member No.: 73
Joined: 1-June 09



Sus besos.

Le perdían sus besos.

Si ya de por sí la mente de Drako estaba obnubilada por los fármacos, los besos de Betty le iban a dejar en trance. Nunca había sentido eso. Nunca había tenido eso. A alguien que te tocase y desease con tanto fervor, con tanto deseo.

La tocaba y cogía con delicadeza, con mimo, con todo el cariño que le era posible transmitir. Mientras se internaban en la oscuridad de los jardines, le devolvió los besos, más apasionado, más masculino y potente.

Y de repente, algo cambió en ella. Lo percibió en su cuerpo, que pasó de estar envuelto en cosquilleantes llamas, a ser un frío pedazo de carne muerta. Drako se separó un poco de ella, algo le decía que oprimir su excitado miembro contra ella en ese momento no era buena idea, y buscó sus ojos verdes con los suyos amarillos.

-Abrázame fuerte, Drako.

Y Drako la envolvió en sus brazos, sin entender exactamente que pasaba. La muchachita se dejó caer en el suelo, de rodillas, Drako, aún perplejo la siguió, sabiendo que si hubiera querido podría haberla cogido en brazos sin esfuerzo. Ella se aferró a su cuello con sus pequeños bracitos, con sus delicadas manitas, y enterró su rostro de porcelana en su cuello. Temblaba.

-Tengo miedo…

Drako estaba perplejo, alelado. Boqueó intentando decir algo, lo que fuera... Instintivamente pudo apretar un poco más con su abrazo, para transmitirla algo de más de protección… pero era como si su mente se hubiera cerrado para cualquier otro cometido, como si no hubiera más que...

Parpadeó.

Una bombilla se iluminó en la cabeza de Drako.

Pero tampoco nos pasemos, que el chico no es muy listo.

- Joder, Betty -siseó comprendiendo (o creyéndolo así)- Lo entiendo... ósea... se lo que soy. Siempre he sabido que esto me tendría que pasar tarde o temprano.

Pasó con cuidado sus garras por su bonito cabello, tan oscuro, tan exótico.

- No tenemos que hacer nada que tú no quieras, ¿sabes? Yo... querría, claro... joder, desde que te conozco que he querido, ¿sabes? Pe... Pero entiendo que tengas miedo de... de mi... -tomó aire, avergonzado.- Si una caricia contra mí te deja rozaduras... pues imagínate algo como... hacerlo... joder, claro que tonto he sido, ¿cómo no te vas a asustar?

Drako no lo sabía, pero su voz había comenzado a sonar diferente conforme hablaba. Había perdido parte de su gravedad, es como si le faltara un gargajo en el fondo de la garganta, como si esta nunca hubiera sido quemada por el azufre y los sulfuros que su mutación producía; su voz fuera algo más infantil, algo más humana.

- A veces odio ser un monstruo... a veces una parte de mi se mira al espejo y me odia... y cuando pasan estas cosas también me odio...

Consiguió mirarla a los ojos, parpadeó, y sacó a relucir media sonrisa.

- No tengas miedo de este monstruo. Este Dragón quiere proteger a su princesa, de todos esos indeseables caballeros de brillante armadura. Y de mí si fuera necesario. No voy a hacerte daño nunca.


--------------------
Gracias a Dawn Grayson por la firma!
user posted image

Ficha // Caja de Seguridad 066
Top
Kate Sunrise
Posted: Apr 8 2010, 07:57 AM


Ayudante de mantenimiento de la Academia X.


Group: Adultos
Posts: 71
Member No.: 110
Joined: 28-July 09



Se estaba controlando, se estaba controlando. Apretando los puños, de espaldas a ella, sin mirarla. Su cuerpo se sacudía, nuevas convulsiones que anunciaban lágrimas, pero estas no llegaron. No se derramaron por sus ojos, no empañaron su rostro.

-¿Quieres una razón? ¿Quieres una verdadera razón para odiar la vida? ¿Quieres una verdadera razón para odiarse tanto a si misma, para tenerse tanto asco como para matarse? ¿La quieres? Pues ahí va. La razón es ver a tu madre llegar borracha a casa día si y día no, y que le seas tan indiferente que no seas capaz de recordar un solo beso suyo, la razón es que tu padre se muera con cinco años y ver que tu madre no lo llora, la razón es ver como con su cuerpo aún caliente te mete un extraño en casa que os golpea día sí y día también, la razón es que se metiese en tu cama todas las putas noches mientras ella vuelve la cara, la razón es quedarse embarazada de ese modo antes de cumplir los quince y que te quiten a tu hijo de los brazos, la razón es no tener la opción de volver a tener más hijos, la razón es tener veinte años y que te siga persiguiendo su olor. Esas, esas son razones para que una niña de dieciséis años se quite la vida.

Pero tú, tú te has criado entre algodones, con todos los caprichos que pudieses desear. ¿Qué ahora las cosas te salen mal? Es una puta racha. Sinceramente, no creo que tus padres te hayan dado razones para coger esa pistola y si no encuentras tu sitio, joder, tienes toda la puta vida por delante para encontrarlo. Dime ¿Quién me devuelve a mi lo que he perdido? ¿Quién me da una segunda oportunidad? No me intentes vender tus penas, Shade, no intentes que me de lástima tu vida ni esperes que te comprenda, porque con mucho gusto vendía mi alma al diablo por cambiar mi vida por esta que tu desprecias, con el secuestro incluido, porque al menos tenias la certeza de que ellos te estaban buscando. ¡Firmaría, Shade! Firmaría por haber vivido lo que has vivido tú y tal y como lo has hecho…

No me recrimines que no te conozca, Shade, no me recrimines que no te comprenda porque tú no tienes ni idea de quien soy yo, no sabes absolutamente nada de mí. ¡¡¡Tú no sabes como funciona mi vida!!!
-Emitió un largo y hondo suspiro- Adiós, Shade. Espero que tengas más suerte de aquí en adelante.

Y esta vez no volvió la vista atrás. Esta vez sí se marchó sin darle a Shade opción a replica. Estaba harta, harta de sus caprichos y de sus pataletas. Estaba decepcionada, muy decepcionada. ¿Qué la había hecho cambiar de ese modo? ¿Qué la había convertido en lo que era ahora? YA no era la niña, su niña, la que se resguardaba entre sus brazos. No. ¿O siempre había sido así?

No volvió al baile. ¿Para qué? ¿Con qué sentido? Solo necesitaba meterse en la cama, al ser posible con unas copas, y que aquella noche se acabase por fin. Tal vez mañana vería las cosas mucho, mucho más claras.

Las irregularidades del suelo se le clavaban en los pies descalzos. Aún llevaba los tacones en la mano. Debía de tener un aspecto lamentable con la ropa destrozada y manchada. Una buena ducha, calentita, tal vez le sentaría bien. Pero antes… antes tenía un asunto pendiente.

No, no tenía el valor para buscar a Sandy y enfrentarla en ese momento. No tenía el cuerpo para más recomendaciones, ni para disculpas. Por hoy tenía el cupo bastante, bastante agotado. Pero sí buscó a una de las clones, una de las carabinas que estaba más alejada del gentío, la cogió por el brazo para enfrentarla.

-Sandy…

Aquello era muy raro, era muy difícil. Tenía la sensación de estar hablando con ella, aunque sabía que no era así, o sí lo era, pero en parte. Todo era tan confuso cuando se trataba de Sandy y sus clones… pero lo cierto es que no era capaz de sostenerle la mirada al duplo.

-¿Me harías un favor?

No fue capaz de acompañar la frase con una de sus sonrisas seductoras, esas que le hacían lograr lo que se propusiera. Más bien sonó casi a ruego, a súplica.

-Dile a la original que no tome conclusiones precipitadas, por favor, dile que le daré todas las explicaciones, todas las que ella necesite. Pídele que me deje explicarme, que me deje contarle todo lo que ha pasado… por favor… por favor...

Después de eso, siguió andando hasta llegar a la habitación. Se desnudó con calma y se metió en la ducha. Con el agua caliente cayendo por el entumecido cuerpo sintió la agradable sensación de dejar la mente en blanco por un momento, pero a la hora de meterse en la cama no fue capaz de conciliar el sueño. Lo único que veía cuando sus ojos se cerraban eran imágenes de Shade, de ellas… de lo que habían perdido.


--------------------
Top
Lucia de la Cruz
Posted: Apr 8 2010, 11:05 AM


Alumna Sedienta. Nivel 2. // PNJ


Group: Inactivo
Posts: 84
Member No.: 17
Joined: 4-May 09



- ¿Y tú noviecito qué?

"Bah" pensó Blood.

- Mi noviecito me ha tirado un vaso de granadina sobre mi vestido y se ha vuelto muy quisquillos con los mordiscos -levantó los labios en una fría sonrisa.- Tú no serás tan quejica, ¿a qué no?

Mark la cogió de la muñeca para hacerla entrar, cerró la puerta de un empujón y la pegó contra ella comenzando a besarla.

Algo más de media hora después, Blood estaba tumbada boca arriba en el suelo, con sus largas piernas sobre una de las camas. Mark sentado a su lado fumaba lentamente un cigarrillo mientras se acariciaba la zona entre el cuello y el hombro, donde Lucia, en medio del clímax del orgasmo, le había mordido con fuerza, y había bebido su sangre. La herida, aunque fresca, se había coagulado en cuanto Blood había separada sus labios de ella.

Él no tardó mucho en seguirla.

Ya no había color del pintalabios en la boca de la muchacha, pero sus labios estaban enrojecidos como si se los acabara de pintar, al igual que sus mejillas. Si Blood era guapa de por sí, tras esa ración de sexo y sangre era como una diosa nórdica.

Los moretones que cualquier chica normal tras el sexo, bastante duro, que había compartido con el muchacho contra la puerta y sobre el suelo, habían desaparecido tras el mordisco, sus muslos, nalgas y espalda volvían a lucir su pálido tono de piel.

Lucía se estiró en el suelo, se puso a cuatro patas y como una gata se acercó a Mark. Le lamió el trabajado pectoral y subió hasta el cuello, por la zona que aún estaba virgen de sus mordiscos de amor, luego se separó del chico y clavó en él sus grandes ojos.

- Hasta otra.

Solo dijo.

Se levantó, se adecentó el vestido, aunque cualquiera con el que se cruzara sabría que había follado como una gata salvaje, cogió los tacones del suelo y salió de la habitación contoneando las caderas, sin mirar atrás.

La Sed dormitaba saciada, y aún notaba la caliente humedad entre sus piernas, también satisfecha.

"Este año comienza con buen pie" pensó luciendo una depredadora sonrisa.


--------------------
Gracias a Ebony Beresford por la nueva firmaaaaaaaaaaaaaa!
user posted image

Ficha // Caja de Seguridad
Top
Terrence Valak
Posted: Apr 9 2010, 06:47 PM


GRUPO E // Nivel 5


Group: Alumnos
Posts: 77
Member No.: 144
Joined: 9-December 09



- No tienes que pedirlo dos veces.

"Espero que a la hora de echar un polvo seas igual de fácil" pensó maquiavélicamente mientras una amplia sonrisa se dibujaba en su rostro.

La piva era una delicia, se movía con gracia y estilo, tenía eso que dicen los gabachos... charme... es lo que tiene Canadá está llena de franco-parlantes. Pero Liz molaba, se notaba a la legua que era una aficionada a las discotecas y a las fiestas.

En sus tiempos humanos, cuando esa pareja de cuernos no le convirtieron en un paria, y era el héroe del instituto, tenía a una chica diferente sentada sobre el regazo cada fin de semana, y todas tenían el mismo perfil que Liz.

Tauro no le quitaba ojo de encima. Atento a sus expresivos ojos azules, a su sensual boca que dejaba ver bonitas sonrisas cada segundo y su cuerpecillo lleno de deliciosas curvas.

- Y, ¿no tienes otro nombre aparte de Tauro?

- Antes... en Canadá, me llamaban Valak -hizo un giro acorde a las notas de Dandy Warhols en "We Used To Be Friends" - es mi apellido, como jugaba al Hockey, y era muy bueno, se me conocía en el instituto y el pueblo como Valak. Pero mi nombre de Pila es Terrence.

Las hábiles manos de Terrence se deslizaron por la espalda de Liz, y otra se posó sobre su cintura, quizá un poco más cerca de la cadera, comprobando hasta que punto podía acercarse a la chica.

- Cuando llegué aquí el año pasado casi todo el mundo tenía apodos... nombres mutantes y eso. Fue una buena forma de ir adaptándome al hecho de que ya no podía volver a la vida como Valak, el famoso capitán de Hockey... una chica me bautizó como Tauro. Me gustó, y así me hago llamar.

Siguió bailando junto a Liz, cada vez más cerca de ella.

- Te mueves de muerte, nena -la piropeó con una sonrisa en los labios, mientras la daba algo de espacio y movía la cabeza y los hombros al ritmo, en unos movimientos que recordaban a Jhon Travolta en Pulp Fiction.


--------------------
Top
Dianne Hemsworth
Posted: Apr 13 2010, 11:34 PM


GRUPO C // Nivel 5


Group: Alumnos
Posts: 2,556
Member No.: 34
Joined: 10-May 09



Mientras Kate cruzaba el umbral de la puerta y se alejaba, un atronador grito resonó por toda la estancia.

- ¡¡¡QUE TU VIDA SEA UNA MIERDA NO TE DA DERECHO A JODERME LA MÍA, ZORRA!!! ¡¡¡OJALÁ NUNCA TE HUBIERA CONOCIDO!!!

No pensó, solo actuó, aquellas palabras le salieron del alma con la fuerza del disparo de una Magnum 44.
Exhaló un hondo suspiro y se dejó caer hacia atrás en la cama mientras las últimas palabras de Kate resonaban en su cabeza, dejando que la venda que tanto tiempo la había cegado terminase por fin de caer.

¿Que firmarías? ¿que firmarías, zorra? Claro... tú te cambiarías por mí sin tener ni puta idea... Sin tener ni puta idea de lo que es crecer feliz y que de repente la vida te golpee en toda la puta boca y te la deje llena de sangre... De lo que es pasar de estar dándolo todo en el campo de tenis a estar en un puto zulo recibiendo ostias sin parar día tras día, sin entender por qué, muerta de miedo. Aún hoy tengo pesadillas, aún siento los golpes...

Solo sé que desde entonces no soporto que me toquen si no es para follar y odio los jodidos sitios cerrados.

Y cuando por fin consigo salir de ahí le entrego mi corazón y todo mi ser, toda mi confianza, TODO lo que tenía, a una persona que me utiliza, me traiciona y me abandona...

Dos veces...

Me internan aquí y me enamoro de una tía que en el fondo es una puta copia tuya, la misma jodida forma de pensar, la misma mierda de siempre.

Y para una vez que intento usar mi gen X para algo mejor que esconder paquetes de tabaco, voy y la cago...

Intento suicidarme, y como segunda traición me lo impides, me haces subir al cielo para luego darme una patada en el culo y arrojarme al infierno.
La única mierda positiva que ha salido de esta noche es veros a Tenshi y sobre todo a ti sin esa jodida máscara que durante tanto tiempo me ha engañado como a una imbécil.

Dices que no te conozco, pero tú no me dejaste conocerte. Sin embargo yo me abrí por completo a ti y tú con todo conocimiento de causa me destrozaste... Y lo peor de todo es que ni siquiera comprendes por qué, e incluso crees que me hiciste un puto favor...

Cojonudo... ¿y ahora qué coño hago?



((OFF: Continuación en: "Doce Campanadas"))


--------------------
Top
Yazid Magrib
Posted: Apr 17 2010, 05:17 PM


GRUPO A-H // Nivel 5


Group: Alumnos
Posts: 160
Member No.: 77
Joined: 6-June 09



Los dos jovenes corrían cogidos de la mano entre las parejas del baile, buscando una cara en concreto, el guiño de una melena pelirroja, creyendo que con suerte, todavía encontrarían a su amiga despidiéndose de alguien más.
Por su parte, Yazid había dejado de sentirla, había demasiada gente, demasiada distancia o, en el peor de los casos...
Desechó una vez más esa posibilidad y dio un apretón a la fina mano de Tenshi, tratando de inspirarle unos ánimos que ahora mismo eran completamente ficticios.

¿Dónde se había metido?

¿Cómo pretendía quitarse la vida?

"¡Maldita sea!

Se daba cuenta por momentos que de aquel modo, nunca la encontrarían a tiempo, debía pedir ayuda, quizás Sandy pudiese duplicarse infinidad de veces para cubrir más terreno ante de que...
El sonido de una pequeña detonación rasgó la noche hivernal.

"¿Un disparo?"
Interrogó a Tenshi con la mirada cargada de angustia, deseando estar equivocado.

En el fondo de su alma tenía la certeza de que habían llegado tarde.

Envolvió a Tenshi en un fuerte abrazo, conteniéndola, tratando que no se desplomara. Quería trasmitirle que no iba a dejarla sola, no iba a permitir que la última jugarreta de Shade acabara con su bella luz. Estaría pasara lo que pasara a partir de ahora.

El eco de la voz de Shade susurró en su mente:
"Ahora te toca a ti cuidarla..."
"¿Qué diablos te pasaba por la cabeza Shade?"

Deseaba poder odiarla en ese momento por lo que le había hecho a Tenshi, si hubiese sido capaz, estaría llorando de rabia y tristeza. Pero las lágrimas se negaban a brotar de sus ojos. Estaba completamente bloqueado.
Ni siquiera sentía el temor que debería ante el aluvión de emociones que se iban a desatar en esos jardines, con mucha más gente que la noche en que murió Selenum...

Con el corazón encogido como si una mano lo estrujara, levantó la mirada del hombro de Tenshi a la que se resistía a soltar y busco un adulto a quien comunicar la muerte de otra alumna. Sólo se le osurría acudir a McCann o Baldwin.


--------------------
Top
Leonard Baldwin
Posted: Apr 18 2010, 10:02 AM


Profesor de Psicología y Antropología.


Group: Profesores
Posts: 60
Member No.: 21
Joined: 4-May 09



((Post conjunto Leonard - Jazz))


-¿Mark? ¿Mark?

El pitido de que la comunicación se había cortado fue lo único que recibió como respuesta. Abrió los ojos como platos antes de que su expresión cambiase por una de rabia, agarró el móvil con la mano y lo arrojó con rabia contra la cama.

-Será cabrón.

- Pfiuuuu –Escuchó un silbido desde la puerta, volvió el rostro y era Matheus, apoyado contra el marco, con los brazos cruzados y una sonrisa burlona en el rostro- Vaya, vaya… Así que el niñito te ha colgado el teléfono… a ti. Pobre de nosotros, los mortales, si se nos hubiese ocurrido hacer algo así, otro gallo nos hubiese cantado… pero al pequeño O’Sullivan se le consiente todo.

-¿Qué cojones estás diciendo?

Jazz se incorporó y se acercó a Matheus, plantándose delante de él y desafiándolo con la mirada.

-No sé que coño pretendéis, pero por alguna extraña razón ese niñato es la joya de la corona.

-No digas tonterías. Es un posible recluta. Nada más…

-¿A quién pretendes engañar, Jazz? ¿A quién pretendéis engañar? ¿Desde cuando os tomáis tantas molestias por los nuevos reclutas? ¿Sabes acaso como se llaman los otros? ¿Les habéis puesto protección las veinticuatro horas? ¿Les habéis puesto niñera?

-Él está en peligro y nunca abandonamos a uno de los nuestros.

-¡¡Él no es uno de los nuestros!! Hans si lo era y no vi que ninguno de vosotros moviese un solo dedo para salvarlo…

-No te atrevas a cuestionarnos, Matheus. –dijo casi siseando, con un tono peligroso- Hans cumplía órdenes y no tuvo paciencia, no esperó la señal, actúo por su cuenta y quiso hacerse el héroe. No íbamos a arriesgarnos todos por sus locuras. Estaba solo…

-¡¡Le dejasteis morir!!

Jazz alzó la mano y abofeteó el rostro del alemán. Que giró la cara y se llevó la mano a la mejilla, fulminando a Jazz con la mirada.

-Márchate. No tienes nada que hacer aquí.

-Él no es su padre, Jazz. –Dijo el joven mientras sacaba algo de su bolsillo y lo depositaba en las níveas manos de la pelirroja- Feliz año.

Jazz no respondió ni bajó la cabeza hasta que Matheus se dio media vuelta y se marchó. Cerró la puerta y apoyó la espalda contra ella, inclinando la cabeza hacia atrás y dejando escapar un profundo suspiro. Por fin se decidió a mirar lo que Matheus le había dejado en la mano: Una pequeña cajita envuelta en papel de regalo.

***

-No se que quienes han ganado... pero me parece que ha sido alguien que no me gusta mucho -volvió la vista hacia Baldwin y alzó las cejas.- Y lo siento encanto, pero me da que ninguno seríamos unos buenos reyes. Somos más del tipo de alumno que se esconde en los baños para beber el whisky que han robado del bar de sus padres a escondidas, ¿no?

-Sí, me temo que sí. –Dijo el viejo profesor con una sonrisa en los labios- Nunca se me dio bien ser el rey del baile. Siempre era el segundón que suspiraba por la reina…

Notó como Sandy se levantaba a su lado y siguió la línea de su figura al hacerlo. La muchacha lo hizo de forma torpe y él, inconscientemente, se levantó y colocó las manos en su cadera para sujetarla si se desequilibraba y caía aunque, probablemente, lo hicieran los dos.

-Aunque le agradezco la agradable compañía señor Baldwin, si seguimos a este ritmo uno de los dos va a acabar durmiendo en la habitación del otro. Y no quiero, ni lo veo conveniente... así que me voy a ir recogiendo.

Se inclinó tambaleante sobre el maestro y le besó en medio de la frente y Baldwin no pudo reaccionar. No lo había pensado, ni siquiera se le había pasado por la cabeza mirar a Sandy como algo más que la jovencita con la que estaba compartiendo la botella y las penas. Para él solo era una niña…

- Feliz jodido año nuevo.

Pero Sandy era una mujer. Una mujer adulta, madura e increíblemente hermosa. ¿Habría algo de malo? ¿Habría algo de malo si ambos sacaban el dolor que llevaban dentro? Estiró la mano, de nuevo, como un reflejo, agarrando a Sandy de la muñeca, de forma firme, pero suave.

-No... No te vayas, Sandy, por favor. Quédate. -El viejo profesor la miró a los ojos de forma suplicante, como el perro viejo que sabe que ha llegado su final, que sabe que es la última oportunidad que le pueden dar de ser quien era. Después, no quedaría nada de él, nada. –Quédate, Sandy- Alzó la mano y le acarició la mejilla, delineando sus labios con el pulgar. La miraba a los ojos de forma penetrante, profunda, como si fuese capaz de ver mucho más allá- No tiene porque pasar nada que tú no quieras… -Balwdin apoyó la frente sobre la de Sandy y cerró los ojos, suplicándole- … pero no me dejes solo, por favor.


--------------------
Top
Ashley Cullen
Posted: Apr 22 2010, 10:45 PM





Group: Alumnos
Posts: 612
Member No.: 64
Joined: 22-May 09



Sabía que Raiden iba a contestar eso. La verdad es que Ashley no le estaba pidiendo dormir con él, solamente ponerse el pijama (o lo que fuera) y tumbarse o sentarse en la cama o donde fuera a hablar.

Sabía de sobra que no iban a dormir juntos hasta dentro de un tiempo, de hecho, ella no quería todavia dormir con él. Como bien dijo, quería aprovechar cada momento con él, quería saborear cada momento hasta que no pudiera sacar mas jugo de él. Quería sentir cada día al levantarse que estaba ahí, aunque fuera una planta más arriba, pero ahí. Y que podría besarle por fin, y sentirse libre de acariciarle o lo que fuera sin que él se retirara rompiendo un poco más su corazón.

"Ya no más tonterías de esas...

Por fin estaba con él. Ya estaba con él.

Esa noche sería inolvidable, y las estrellas y su manto oscuro serían las testigos por siempre. Testigos de una historia difícil, pero bonita. Llena de todo un poco, pero de todo al fin y al cabo. Y si había suerte, pasarían bonitos momentos juntos. Irian al cine, a donde fuera, pero juntos. Y disfrutando cada uno de la compañía del otro, como nunca habían sentido. Raiden nunca había tenido novia, y eso a Ashley le alegraba, ya que así sería la primera. La muchacha pensó que alguien en toda la vida de Raiden se tenía que haber enamorado de sus ojos rojos... O azules.

- Yo también quiero que funcione, créeme. Eres lo más bonito que me ha pasado.

Cuando Raiden dijo lo de los calzoncillos, Ashley se quedó un pelín pasmada. Se imaginó a Raiden en calzoncillos, durmiendo con su dulce carita aunque seria. Una sonrisa de medio lado pero abierta apareció en sus labios.

- Realmente adorable.

Justo cuando le fue a dar un beso, su móvil sonó en su bolsito. Suspiró y buscando nerviosamente, lo encontró. Miró a la pantalla, y salió de sus labios otra sonrisa. Se llenó de entusiasmo y dió pequeños saltitos sobre sí misma. En la pantalla se podía leer:

Eduard ^^

Le dió al botón de "contestar" y con ímpetu, habló con un tono de cancioncilla:

- ¡¡Eduaard!! ¿Cómo estas hermanito? ¡Feliz año!

A lo que el hermano contestó con el mismo ímpetu:

- ¡Qué pasa hermanita! Feliz año a ti también. Yo estoy bien, en casa de los papás. ¿Y tu, Danger? - Dijo terminando con una risa sonora.

- ¡Demasiado bien! ¿Sabes qué?... Estoy saliendo con un chico muuuuuuy encantador. Estoy muy feliz, Eduard. Se llama Raiden. - Dijo mirando a Raiden con una amplia sonrisa en los labios.

- Guau, ¡no te puedo dejar sola! Luego no te quejes de que no ligas con nadie. ¿Es bueno? Mientras que sea bueno te doy el permiso oficial para que salgas con él. - Otra carcajada.

Siguió hablando con él sobre la vida que llevaban ahora mismo en general. Se alegraba de escuchar la voz de su querido hermano.


--------------------
Top
Raiden
Posted: Apr 24 2010, 03:02 AM


Alumno. Nivel 2// Ayudante de cocina


Group: Inactivo
Posts: 522
Member No.: 41
Joined: 12-May 09



Al parecer había aceptado mi respuesta, menos mal. No sabia muy bien sus intenciones, bueno suponía que nada malo, pero antes necesitaba entrar mas en relación con ella.

Mi personalidad era muy distante, no entablaba conversación con nadie y no quería tener una relación con alguien así, sin hablar de nada ni conocernos mejor. Cierto está que la chica conocía mi pasado, pero no conocía ni mis gustos, ni mis creencias y eso era bueno conversarlo.

- Yo creo que eres lo único bonito que me ha pasado...- Dije seriamente, pero sin animo de dar pena.

Tras el comentario que dijo al hablar de mi especial pijama, coloqué sobre sus ojos una mirada enfurruñada, pero de mentira claro está.

Estuvo a escasos segundos de darme un beso cuando un zumbido se notó en su pequeño bolso. Ya suponía quien seria, o amigos suyos o su familia queriendo felicitarle. Al parecer era su hermano, Eduard, ni sabia que tenia uno o si alguna vez habló de él ni me acordaba.

Escuché la conversación que se traía con él y algunas imágenes se me proyectaron en mi turbulenta mente.

Aun recordaba la pedazo de cena que me preparaba mi madre y los regalos de navidad, siempre abordando el árbol. Siempre me solía portar bien y por consecuencia solía recibir bastantes regalos del señor "Santa Claus" y de los magos de oriente.

Agité mi cabeza y traté de diluir esos recuerdos. Ya era mayorcico para pensar en cosas así, ya no habría mas regalos ni mas cenas en familia, no. Ya no tenia una familia que me llenara el árbol de regalos, ni una madre que me mandaba a acostar pronto simulando que si no Santa no me traería sus regalos. Ya no, porque mi padre no estaba y mi madre estaba muerta.

Me giré y observé la luna desde el laberinto, la cual seguia llena y voluminosa.

"Estas solo, eres el penúltimo de la rama familiar, vive con ello.

Mi familia era simple de contar. Mi padre fue hijo único al igual que mi madre. Mis abuelos, tanto por parte de mi madre como de mi padre habían fallecido, mi madre muerta y mi padre desaparecido, por lo que solo quedamos dos vivos, eso si mi padre sigue vivo.

Evité derramar una lagrima ante esto y lo oculté con destreza para que Ash no lo viera. Ahora le contaba a su hermano que tenia novio, ya estaba empezando a ser de la familia.

Joder, un poco mas y me presenta a sus padres.

Quizás esto ultimo sonó un poco borde para el que lo lea, pero quiero mostrar que tengo envidia de Ashley. Al menos ella tiene un lugar donde volver, una familia que le querrá, yo tan solo me tengo a mi mismo en caso de que lo nuestro no funcionase.

Esperé tranquilamente a que acabara de hablar sonriendo cada vez que me miraba. Tenia ganas de perderme en el laberinto, tirarme en el césped y conocer a Ash mas en fondo.


--------------------
Top
Sandy Compton
Posted: Apr 27 2010, 12:28 PM


Recepcionista Múltiple de la Academia X. Nivel 6


Group: Adultos
Posts: 150
Member No.: 137
Joined: 21-September 09



Las manos de Baldwin la hicieron estremecerse. Un delicioso escalofrío recorrió su columna vertebral, descargando electricidad por su pálida piel, haciendo que se la pusiera la carne de gallina. Cerró los ojos mientras los dedos le acariciaban los labios y dejó escapar un placentero suspiro.

"¡Dios!, como quiero echarle un polvo. Como necesito echar un polvo."

Entreabrió los ojos para sentir la penetrante mirada del maestro. Volvió a cerrarlos cuando este pegó su frente contra ella.

-… pero no me dejes solo, por favor.

Se mordió el labio inferior.

Lo deseaba. Lo deseaba. Lo deseaba.

Puso su mano sobre el pecho de Baldwin, notando los pectorales de ese atractivo perro viejo y abandonado, bajo la camisa.

Y empujó.

- Bien -dijo contenida, mientras abría mucho los ojos.- Bien... yo... eeeeeh... ¡Mierda!

Se separó de Baldwin, y descubrió que estaba más borracha que lo que creía cuando caminó con paso tambaleante hasta el armarito donde se guardaban los licores. Extrajo otra botella de Jack Daniels y la levantó con aire triunfal.

- Regla numero uno: 30 centímetros de distancia entre nosotros -dijo mientras destapaba la botella ante el maestro.- Si se vuelve a acercar tanto a mí...

"Me lo voy a follar hasta que no podamos andar en una semana"

-... me voy ¿Entendido?
- Le dio un largo sorbo a la botella.- Segunda regla: Vamos a ahogar nuestras penas. Solo a eso. Nada de seducción, ni... solo a beber para vomitar todo nuestra miseria. ¿Queda todo claro?
Le tendió la botella.


--------------------
Top
Liz Cooper
Posted: Apr 29 2010, 09:24 PM


Alumna Nivel 1


Group: Inactivo
Posts: 176
Member No.: 154
Joined: 8-January 10



Liz seguía bailando, a pesar de que a su alrededor algunos estudiantes abandonaban ya la fiesta. Probablemente, pensó, parejas desencantadas por no haber sido nombrados rey y reina. Además, Tauro bailaba bien. Notó sus manos deslizarse por su espalda unos centímetros más del límite de lo que se consideraba “aceptable”. Está coqueteando. Mantuvo la sonrisa, a pesar de la creciente impresión de que si aquello seguía por donde el chico pretendía acabaría engrosando su lista de ligues.

Y a pesar de que le gustaba que le piropearan (mucho, además) no tanto ser “una más”, ni siquiera en un lío de una noche. Buscaba atención especial para sentirse especial, y no le convencían los piropos genéricos ni los bailes demasiado pegados. Cuando estaba sobria, claro. Tauro era mono, y ganaba por estar cachas, pero no era nada del otro mundo, y había algo en su actitud que no le agradaba del todo. Con un par de copas encima la cosa podría haber cambiado, y también su comienzo del año nuevo, pero se le habían quitado las ganas de beber por hoy después de haber echado hasta su primera papilla sobre la nieve.

- Terrence Valak... A mí mis padres tuvieron la genial idea de llamarme Elizabeth Anne Cooper, menos mal que lo puedo acortar.

Dio una vuelta sobre sí misma y dibujó una media sonrisa acompañando a su comentario. Tenía que reconocer que bailaba bien, y agradeció cuando se separaron, para bailar aquella otra canción con movimientos que recordaban más al Rock'n'Roll. No le pasó desapercibido que él usara algunos pasos de la película Pulp Fiction, aunque no todos, y ella hizo lo propio. Aunque en su caso, se sabía la coreografía de memoria. El problema es que hacía mucho tiempo que no tenía ocasión de practicar. Se la había aprendido a propósito para una fiesta de ambiente retro, para bailarla con una amiga. Ahora sólo recordaba algunos pasos, así que le echó bastante improvisación.

Al acabar, se llevó una mano a la frente, y soltó un sonoro suspiro que denotaba lo cansada que estaba. No recordaba que bailar Rock'n'Roll pudiera cansar tanto, pero también tenía que tener en cuenta que ahora fumaba bastante más que antes.

- Uf, estoy cansadísima. Me voy a tener que retirar, pero me lo he pasado genial. Espero que podamos repetir el baile en otra ocasión.

Un beso en la mejilla y se retiró de la pista de baile, despidiéndose con la mano mientras salía. En realidad, con algo de esfuerzo podía haber aguantado algo más, pero le habría sido mucho más fácil si no estuviera tan lúcida. Se alejó del gentío y enfiló el camino hacia el edificio principal con paso rápido, pensando que lo primero que iba a hacer en cuanto llegara a su dormitorio sería quitarse los tacones.


--------------------
Top
Elizabeth d'Ors
Posted: May 2 2010, 10:14 AM


Alumna. Nivel 1


Group: Alumnos
Posts: 167
Member No.: 99
Joined: 3-July 09



-Tengo miedo…

Betty notó como el joven, aunque torpe, correspondía a su abrazo, estrechándola contra su cuerpo, tratando de consolarla, de darle apoyo y calor. Era reconfortante. Se sentía segura entre sus brazos. Nunca le había dado miedo, ni siquiera la primera vez que lo vio, de una forma tan peculiar, por cierto.

- Joder, Betty -siseó- Lo entiendo... ósea... se lo que soy. Siempre he sabido que esto me tendría que pasar tarde o temprano.

Cuando Drako pasó con cuidado sus garras por su pelo, ella levantó la cabeza y le miró a los ojos de forma interrogante, extrañada. ¿Qué era lo que tendría que pasarle tarde o temprano? La respuesta le llegó apenas unos segundos después, cuando el joven dragón se excusó y se disculpó. ¿Creía que le tenía miedo a él?

-[…] A veces una parte de mi se mira al espejo y me odia... y cuando pasan estas cosas también me odio... […] No tengas miedo de este monstruo. Este Dragón quiere proteger a su princesa, de todos esos indeseables caballeros de brillante armadura. Y de mí si fuera necesario. No voy a hacerte daño nunca.

Le sobrecogió la voz con la que hablaba. No parecía suya. Era tan… distinta. Tan dulce, tan infantil, tan humana… Cualquiera, al escuchar ahora a Drako, se habría dado cuenta que tras aquella apariencia, había un niño, un niño herido y desorientado, completamente perdido. Betty alzó las manos y le cogió con ellas la cara, mirándole a los ojos.

-No… No, cariño. –Le besó- No digas esas cosas. No te tengo miedo a ti. Tengo miedo de perderte, de hacer las cosas mal. Nunca… nunca he sabido llevar muy bien estas cosas. Nunca me duran… Siempre me acabo aburriendo de todo, y de todos. Y no quiero aburrirme de ti también.

Betty se enderezó y se acercó más a Drako, sentándose sobre sus piernas, rodeándole el cuello con las manos. Lo besó de nuevo. Un beso corto y dulce, tierno. Seguía sin soltarle la cara.

-Y no quiero que te odies. Eres perfecto. Eres perfecto para mí. Mírame. No soy la princesita de los cuentos, yo no quiero un príncipe, ni un caballero. –Le dedicó una sonrisa- Sé que jamás me harías daño. Nunca he dudado de eso. Lo que no quiero es hacerte daño yo, como te lo hizo George. Tú no mereces que nadie te haga daño.

Y volvió a besarlo como si fuese la primera vez que lo hacía. Tomó sus brazos y depositó tiernos besos en el interior del codo, donde sabría que los sentiría con más detalle, con más intensidad. Luego volvió a sus labios y le besó de nuevo, de forma pausada, con calma.

-Ni las escamas, ni el fuego, ni los dientes ni las garras consiguieron quitarte a esta pesada de encima la primera vez. Sé como eres desde que te conocí y aún tendrías que volverte mucho –un beso- mucho –otro beso- mucho más feo para que yo no quiera estar contigo.
__________________________
((Cualquier parecido con Crepúsculo es pura casualidad))


--------------------
user posted image ♦♦ Todo sobre mi ♦♦

No quiero perder esas ganas de jugar. Quiero mantener mi odiosa fragilidad. No quiero tener carácter que amortizar, tan sólo una pizca de sinceridad.
Top
Terrence Valak
Posted: May 4 2010, 05:31 PM


GRUPO E // Nivel 5


Group: Alumnos
Posts: 77
Member No.: 144
Joined: 9-December 09



"Me cago en la puta" pensó Valak cuando Liz soltó su excusa para irse.

- Yo también lo esperaré.

Los labios de la chica se posaron en su mejilla, y una media sonrisa se dibujó en el rostro de Tauro. Con las manos en los bolsillos la siguió con la mirada, mientras la chica se iba y le devolvió el saludo desplazando dos dedos desde su frente hacia abajo.

Apretó los dientes.

- Me cago en Dios -dijo con los dientes apretados.

Estaba visto que esa noche no se iba a comer una rosca. Como mucho una buena paja recordando el culo de Liz Cooper, y lo buena pareja que había podido haber hecho con su verga. Ni siquiera iba a poder zurrar al pipiolo de Estregor para poder descargar la rabia que se iba acumulando en sus anchos hombros. "Joder, por no poder no me puedo ni pillar un pedo bebiendo esta mierda dulzona" gruñó asqueado tras probar un sorbo uno de los variados zumos de frutas.

Todas las parejitas se estaban dando el piro, "seguramente a echarse el casquete correspondiente, que no por nada las muy putas se ponían tan guapas" y ahí estaba él, con un vaso de plástico lleno de azúcar líquido de color verde y cara de borrego. Durante un instante estuvo tentado de ir a por Corgan y su pivita, para dar por culo un rato porque se les veía tan adorables abrazaditos en medio de la pista bailando una lenta que el estómago se le revolvía de celos y asco.

Pero sus ojos volvieron a coincidir con la preciosa morenitaque había visto antes... que seguía sola.

"Vamos a ello" pensó, sirviéndose otro par de vasos de mierda azucarada. Bailó con galantería un par de pasos ante la vista de la chica y se plantó ante ella tendiéndola un vaso.

- Soy Tauro -dijo con voz grave y varonil, y sacando a relucir su mejor sonrisa.- Y tú estás pidiendo a gritos un baile.


--------------------
Top
Drako
Posted: May 6 2010, 03:11 AM


GRUPO E-B // Nivel 5


Group: Alumnos
Posts: 662
Member No.: 73
Joined: 1-June 09



Drako miraba fijamente a Betty, con sus grandes ojos ambarinos clavados en los de la morenita, la boca entreabierta, con los colmillos perceptibles entre los labios que recibieron todos los besos con sencillez, con tranquilidad, como si fuera de lo más natural.

Escuchó atento las palabras de la chica, y media sonrisa se comenzó a dibujar en su rostro, pero en sus ojos se delataba un gesto de incomprensión. De duda.

- Yo... todo esto es nuevo para mi Betty -dijo. Chasqueó la lengua. Sentía un nudo en medio de la garganta y no tenía muy claro porqué.- No... Yo no... Vamos que... Tampoco se si esto va a durar mucho o poco o... ¡Joder! ¡Mierda! ¡Y yo que sé, Betty!

Ni se lo había planteado. Ni siquiera había mirado más allá de esa noche. "Joder, como puedo ser tan idiota" Dejó escapar un cascado suspiro. Apretó los dientes mientras se rascaba la nuca. Volvió a mirar a Betty, a sus enormes ojos, hoy verdes. Apoyó su frente contra la de la muchacha, aspirando su aroma, su perfume, a través de los vapores del sulfuro y del azufre.

- ¿Y qué? ¿Para qué sirve temer a eso? ¿A que puedas aburrirte de mi o hacerme daño? ¿O a qué te lo haga yo? ¿Eh? Solo sirve para que nos agobiemos... y... y la vida no es eso…

Se paró un segundo. ¿Y él que sabía que era la vida? No era más que un simple palurdo con escamas sacado de un pueblo de palurdos fanáticos.

Y aún así… aún así, tenía una cosa muy clara.

- La vida no es más un montón de momentos... uno tras otro. Lo importante es disfrutar de esos momentos -volvió a pasar sus garras por su cabello, muy despacio, deleitándose del fino contacto sobre sus escamas- Y si tú quieres pasarlos conmigo, y yo quiero pasarlos contigo, para que preguntarse el: ¿qué pasaría sí? ¡Joder!, ¡vayamos para adelante y que sea lo que tenga que ser!

Drako de repente se dio cuenta de algo. Nunca había mirado más allá de eso. Más allá del presente. Para empezar porque volver la vista hacia el pasado era triste, doloroso y extraño. Cada vez más a menudo, se descubría habiendo olvidado muchas cosas, nombres, rostros, olores... pero ¿qué más le daba? El pasado le había odiado por ser un monstruo.

Por eso vivía el presente. Adormilado por la medicación, sí. Pero lo vivía, seguía para adelante, paso a paso. Por un camino que conducía a algún lado.

Drako no miraba al futuro...

Quizá porque alguno de sus otros yo ya lo hacía por él.

Drako se inclinó sobre Betty y la besó. De forma mucho más pasional. Una de sus zarpas se posó con delicadeza y deseo por debajo de su cintura en la cadera de la muchacha, abarcando buena parte de trasero. La lengua del chico se deslizó con cautela entre sus colmillos y acarició los labios de la chica, como pidiendo permiso para entrar un poco más al fondo, y poder enroscarse con la amante que había allí detrás.

Cuando terminó de besarla, dejó escapar el aire entre sus labios y alzó una ceja.

- Por muy pesada que seas te aguantaré... además a la hora de la verdad, eres una canija que no abulta una mierda... bueno -apretó la parte más suave de la curva de la cadera que su mano sostenía.- Hay algo por aquí que abulta algo más... de forma muy deseable... pero sigues siendo una adorable mediometro.

Le sacó la lengua, guiñándola un ojo.

No quería pensar. No.

Pensar daba dolor de cabeza.


--------------------
Gracias a Dawn Grayson por la firma!
user posted image

Ficha // Caja de Seguridad 066
Top
Elizabeth d'Ors
Posted: May 21 2010, 10:30 AM


Alumna. Nivel 1


Group: Alumnos
Posts: 167
Member No.: 99
Joined: 3-July 09



POST CONJUNTO BETTY-LEONARD


Betty sonrió a Drako. Sus explicaciones le arrancaban una risita queda y un agradable cosquilleo en el estómago. Era adorable, tan torpe, tan perdido, tan sincero. Sin dobleces ni complicaciones. No había dos como él y se sentía orgullosa de haber sido ella, la canija medio metro y poca cosa, la que se lo había quedado.

“No entiendo como hay gente que no se da cuenta de lo bueno que eres, de lo bueno y de lo hermosos que eres. Nadie sabe la suerte que tengo contigo”

Recibió cada uno de sus besos con avidez. Cuando él acarició sus labios con la punta de la lengua, ella le respondió mordiéndole a él su labio inferior. Riendo ante sus juegos, y ante su contacto. Era… especial, poder estar con él era especial y hacía tiempo que lo llevaba deseando.

Llevaba semanas imaginándose como sería besar a Drako, como sería acariciarle, como sería que te hiciera el amor. Había sentido envidia, envidia de George porque había sido ella la primera en tocarlo. Le hubiese gustado tanto ser ella quién le hubiese enseñado…

Pero la mano de Drako en su cadera la distraía de todo pensamiento.

- Por muy pesada que seas te aguantaré... además a la hora de la verdad, eres una canija que no abulta una mierda... bueno –Le apretó la parte más suave de la curva de la cadera que su mano sostenía.- Hay algo por aquí que abulta algo más... de forma muy deseable... pero sigues siendo una adorable mediometro.

Las manos de Betty estaban apoyadas sobre el pecho de Drako. Una de ella se cerró en un puñito y le dio un golpe cariñoso en el pecho, un golpe juguetón, fingiéndose ofendida por algo de lo que le había dicho, aunque no podía –ni quería- borrar la sonrisa o contener la risa.

-¡Oye! ¿Estás insinuando que tengo el culo gordo, lagarto descarado y sinvergüenza? Además, mido metro cincuenta y uno, que lo sepas…

La española cogió a Drako por la nuca como repuesta a su guiño, echándose hacia atrás, tumbándose sobre la hierba y obligándole a él a echarse sobre ella. No podía parar de darle besitos cortos en la comisura de los labios, aunque con alguno se detenía un poco más de vez en cuando.

Le encantaba la presión de su cuerpo sobre el suyo.

Enredó los dedos en su pelo y llevó los labios a la oreja del muchacho, mordiéndole el lóbulo de la oreja de forma juguetona.

-Carpe… diem.

Le susurró al oído. Era el momento de aprovechar uno de esos momentos de los que Drako hablaba antes. Ella tampoco quería seguir pensando. Pensar daba dolor de cabeza.

***

-Bien -dijo contenida, mientras abría mucho los ojos.- Bien... yo... eeeeeh... ¡Mierda!

Sandy se separó de él y el notó que se rompía algo por dentro. Pero en vez de marcharse, de forma tambaleante, se dirigió hasta el armarito donde se guardaban los licores. Al poco rato apareció ante sus ojos el amigo común, una nueva botella de licor que la muchacha sostenía entre su mano como si fuese Excalibur recién extraída de la roca.

- Regla numero uno: 30 centímetros de distancia entre nosotros -dijo mientras destapaba la botella ante el maestro.- Si se vuelve a acercar tanto a mí me voy ¿Entendido? - Le dio un largo sorbo a la botella.- [B]Segunda regla: Vamos a ahogar nuestras penas. Solo a eso. Nada de seducción, ni... solo a beber para vomitar todo nuestra miseria. ¿Queda todo claro?[/B]

Le tendió la botella.

Baldwin asintió mientras la tomaba. Solo necesitaba compañía. No buscaba nada más esa noche. Estaba cayendo de nuevo a un pozo del que le había costado años salir y sentía el impulso egoísta de arrastrar a alguien con él, de no perderse solo.

-Mírame, querida, no creo que en mi estado sea capaz de seducir a nadie.

Con aquella sonrisa de lobo y truhán le pegó un largo trago a la botella. Se volvió a acercar a Sandy, extendió mucho los dedos de su mano derecha y la colocó de forma horizontal entre ambos y se acercó hasta que el dedo pulgar descansaba en su pecho y el meñique rozaba a la muchacha.

-Hay que respetar las distancias de seguridad…

Volvió a beber de la botella y se la dejó a ella en la mano, sin dejar de sonreír. Para sus ojos la adorable jovencita de grandes ojos había sido sustituida por una elegante mujer de cabellos dorados. Baldwin pestañeó un par de veces hasta que volvió a ser Sandy la que le miraba.

-¿Podrás perdonarla?

Estaba claro que se refería a la mujer que le había hecho daño aquella noche, a Kate. Baldwin cerró los ojos dejando que el ardor de la bebida le bajase reconfortante por la garganta, dejando que le envolviese el pesado zumbido que le torturaba los oídos que le hacía alejarse del mundo aquella noche.

-Porque yo le perdono todas como un estúpido. Ella está feliz sin acordarse de mi y yo aquí, bebiendo hasta vomitar la entrañas con el firme convencimiento de que la encontraré en el fondo de la botella si bebo lo suficiente y, mañana, cuando ella venga a buscarme, acudiré a sus pies como un perro incapaz de negarle nada…

Baldwin rompío las normas, al menos ligeramente, cuando se detuvo más tiempo del necesario en el roce clandestino de sus dedos al cogerle de nuevo la botella. No sabía si le resultaba agradable el suave balanceo de la habitación bajo sus pies, casi parecía que los estuviese acunando.

-Pero ella no está aquí. Y no va a venir por mucho que beba. ¿Verdad? Y tampoco la tuya está aquí. Ellas están fuera, con sus respectivas parejas, disfrutando de esta noche mientras nosotros nos dejamos el hígado por ellas…

Volvió a cogerle la botella. Le dio otro trago y la depositó suavemente de nuevo en las manos de Sandy, esta vez acariciando el perfil de su mano con sus cálidos y toscos dedos.

-…Y sin darnos cuenta de lo bien acompañados que estamos.


--------------------
user posted image ♦♦ Todo sobre mi ♦♦

No quiero perder esas ganas de jugar. Quiero mantener mi odiosa fragilidad. No quiero tener carácter que amortizar, tan sólo una pizca de sinceridad.
Top
DealsFor.me - The best sales, coupons, and discounts for you

Topic OptionsPages: (14) « First ... 11 12 [13] 14 





Hosted for free by zIFBoards* (Terms of Use: Updated 2/10/2010) | Powered by Invision Power Board v1.3 Final © 2003 IPS, Inc.
Page creation time: 0.1916 seconds | Archive



Skinned by Lint Roller of RPG-Directory and Caution.