Mutantes y Humanos compartiendo un mismo mundo… y una guerra en ciernes.

Cuando la coexistencia parece volverse inviable, la única opción es tomar partido pero… ¿Por quien lo harás? Una política opresora, empresarios sin escrúpulos, experimentación humana con total impunidad, atentados terroristas, corrupción… pero aún en tiempos turbulentos existe quien aboga por el dialogo, la cooperación y la convivencia.

El mundo está en tus manos. ¿De qué lado estás?






Worlds Collide

Image and video hosting by TinyPic


InvisionFree - Free Forum Hosting
Free Forums with no limits on posts or members.

Learn More · Register Now
Bienvenido a la Academia X.
Si aún no eres miembro, puedes unirte a nuestro rol de forma totalmente gratuita.
Únete a la aventura

Name:   Password:


 

 ~ Un momento diferente., Tema Libre, usuarios constantes.
Yong Heng Zhi
Posted: Aug 24 2011, 05:33 AM


Alumno. Nivel 3.


Group: Alumnos
Posts: 23
Member No.: 307
Joined: 1-August 11



**Los primeros destellos del nuevo día parecen que son de una delicadeza de tintes irreales. No tienen aún el color de luz argéntea esmeraldina de los albores del estío, cuando prontamente toman un raro matiz y cambian su color oro pálido en uno rosado cada vez más intenso. Tonos verdes jade desleídos en un gris azul tenuísimo señalan en el oriente al gran semicírculo, bajo el límite del horizonte de aquellas nubladas colinas que conforman el firmamento. Es algo que brilla, como el color de una pálida llama de azufre detrás de una cortina de humo blanquecino, y se extiende en el cielo que es azul debido a las tonalidades que las profundidades del firmamento y el Ponto ofrecían desde ese punto.

Es sin duda el ascenso del Astro Rey, en un lento recorrer magnífico, que queriendo detenerse en los bordes del oriente, se tarda un poco. Sólo su círculo crece en brillantez de color carmesí, y apenas se diluye el color verde al blanco entretejido con algo de amarillo cuando la Aurora, con sus dedos color de rosa, entra y termina de quitar al cielo su último velo nocturno, lo limpia y lo adorna como si fuese un baldaquín.

Y el verdor de las praderas que componen el vergel académico se extasía con el resplandor matutino, que a estas horas del día se halla en su punto más precoz. El Sol fulgura benévolo esta mañana, rodeado de blancos nubarrones que calman la potencia de sus rayos. Aún se pueden observar las adiamantadas gotas de rocío sobre el césped y los arbustos circundantes, y son precisamente éstas la que causan la sensación de frío que percibe el joven budista sobre sus pies desnudos mientras avanza elegante en tu típico paso parsimonioso por el jardín, como es su costumbre.

Sus orbes azabaches, rasgadas por su raza oriental y ahora abiertas a la vista común, se llenan con los innúmeros colores que el paisaje estadounidense ofrece en su alborada estival. Esas pupilas oscuras intentan capturar cada imagen, cada forma, cada tono, como si no quisieran nunca dejar de percibirlos tal y como son. Y es comprensible, pues hace mucho tiempo que aquellos ojos no contemplaban la luz, y la extrañaban. Largo había sido aquel castigo impuesto por él mismo, llenando de oscuridad su mirar, pero ahora todo aquello llegaba a su fin para preparar el espíritu a un nuevo sometimiento.

Pero mientras esta nueva prueba no sucedía, el Yong Heng Zhi se brinda a sí mismo el regalo de la naturaleza de la que tanto gusta y que afortunadamente podía obtener en las lejanías de la Academia, aún enmarcadas entre sus terrenos.

Ahora trinan las aves canoras alabando el amanecer, al nuevo día. Su música resuena melodiosa en los oídos del chino, quien casi alcanza a sonreír por tan elocuente saludo. Él siente la energía de las avecillas, su pureza, su verdad y se complace, lo analiza y piensa en las razones por las cuales la humanidad ha perdido esa virtud que sólo tienen ahora los animales, esa inocencia, tan agradable a la madre naturaleza. Quien observare la escena, podría pensar que las aves cantan sólo para saludarlo, pues la cercanía de las mismas hacia la figura del puritano es bastante inusual.

Hoy él viste en rojo únicamente y con el Mala entrelazado en su mano izquierda. La túnica da un par de vueltas sobre su silueta mediana y cae libre en sus telas para adornar su paso acompasado con el viento, el cual delicado, las mece graciosamente para otorgar frescura. En esta ocasión, sus lacios cabellos se hallan libres de ataduras, bañando su espalda y parte del pecho hasta casi tocar el suelo, simulando una cascada por tal abundancia suavidad. A pesar de tal longitud capilar, era imposible que esos cabellos no danzaran al ritmo de la misma corriente que sacudía sus túnicas.

Y ya estando bastante alejado de la Academia, pero aún visible desde la misma y donde algunos manzanos se mostraban ostentosos y cargados de fruta, es cuando el discípulo de Buddha se detiene e su andar. Ahí alza su mano para coger alguna de las manzanas rojas que cuelgan a una altura de fácil acceso para él, para finalmente asirla con firmeza y desprenderla. No había terminado de arrancar el fruto del arbusto, cuando el Mushu, un tanto desesperado, corre a través de su brazo para subirse a las ramas. La brillantez de sus colores es notoria, sin embargo se ve camuflada por los tonos de aquellos árboles, tan ricos en colores como podía ser el pequeño cuerpecito de la mascota clandestina al cuidado del chino.

El reptil juguetón también tenía hambre y no había nada mejor que un árbol frutal para la búsqueda de los insectos que tanto le gustan. Ahí corre cauteloso y aguarda por su recompensa.

Después de haber probado un dulce bocado, Padma contempla su alrededor y sonríe.

Ciertamente es inusual observar tal expresión en el rostro del budista, sin embargo no puede él combatir esa emoción que recorre sus entrañas y lo obligar a atarse a los sentimientos típicos de los hombres. Y no se lo reprocha, al contrario, se deja llevar, pues así como él es espíritu, también es un ser humano, de carne y hueso, sometido a esa naturaleza innegable.
**


--------------------
Om Mani Padme Um...

user posted image

La espada más aguda es la palabra, el peor fuego es la lujuria, la miel más dulce es la sabiduría y la oscuridad más negra, la ignorancia.

Camino a la Verdad // Caja de Seguridad

user posted image
Top
Alessandro Caruso
Posted: Aug 26 2011, 04:07 AM


Alumno. Nivel 1 // Caruso Bros nº5


Group: Alumnos
Posts: 112
Member No.: 278
Joined: 24-May 11



Los primeros rayos de luz daban en su cara... ¡Rayos! Le había despertado el sol, ese astro destinado a dar luz todos los días hasta el fin de los tiempos, una vez más le despertó como todas las mañanas que llevaba en la Academia, gracias a que las ventanas no tenían cortinas y justamente al amanecer los aces de luz impactaban en su rostro, provocando que abandonara los brazos de morfeo.

¿Lo que hizo después de levantarse? Bañarse, vestirse, bajar a desayunar, tomar sus cosas, nada extraordinario a lo cotidiano. Alessandro Caruso ya estaba acostumbrado a sus días de clases en la Academia, estaba a gusto y sobre todo muy feliz pues allí aparte de aprender cosas nuevas y avanzadas, aprendía sobre su poder, sobre los de otros, lo cual era fantástico. Pero esa hermosa mañana no era como las otras, no tuvo clases en la primera hora, algo como que "el profesor esta incapacitado", si, algo así...

Razón por la cual se fue de parranda... No, la verdad se fue a los jardines del colegio, donde casualmente pasaba la mayor parte del tiempo, dibujando, usando su poder, estudiando, ese lugar, la ahora destrozada biblioteca y la sala polivalente, eran sus lugares favoritos, y solo lo eran por una única razón: nunca nadie le molestaba allí. Sus pasos se dieron todo distraídos por aquella grama, había un árbol con frutos y un hombre sentado degustando de ellos, esa era una imagen que quería dibujar, no sabía porque, pero le inspiraba una paz que no sentía con otras cosas.

Se sentó frente al árbol manzano, justo a la izquierda de aquel sujeto y su mascota, a unos cuantos metros, donde era totalmente visible pero para él había una mejor perspectiva de lo que sería luego un cuadro... Ya que, aquella mano infante había tomado un lápiz y comenzado a dibujar.


--------------------
Ficha - Caja
Alessandro Caruso
"Primero pienso, y luego existo..."
user posted image
Top
Yong Heng Zhi
Posted: Aug 26 2011, 08:23 PM


Alumno. Nivel 3.


Group: Alumnos
Posts: 23
Member No.: 307
Joined: 1-August 11



**El movimiento de las quinta esencia circundante habla al espíritu de joven budista de la misma manera en que pueden hacerlo los cantos de las avecillas del bosque, las cuales inquietas ante la nueva presencia de Alessandro, emiten sus trinos y gorjeos en señal de que no se encuentran solas. Aún a pesar de la excelsa capacidad del discípulo de Buda para comunicarse, entenderse con los simpáticos animales y dar paz a los que le rodean; el instinto de aquellos emplumados seres es más fuerte que sus propias energías y los hace aletear a las ramas más cercanas del manzano.

Sin siquiera mirar directamente al jovenzuelo o girar su rostro al escuchar esos pasos distraídos sobre el césped de intenso verdor, ya puede el Yong Heng saber que no se encuentra solo en aquella extensión casi infinita de las praderas académicas, donde está siendo observado de una forma muy peculiar, nada tradicional, incluso para él mismo. Cuanta brillantez puede el chino percibir en el alma del menor de los Hermanos Caruso, sus energías refulgen vibrantes y coloridas a través de sus chacras, sin máculas, lo que le sugiere al intérprete espiritual, un estado de inocencia bastante marcado en aquel pequeño dibujante.

Ante este hecho, la sonrisa previa del asiático se remarca un poco más y sus ojos ordinarios se cierran por unos instantes. Una silueta surge en medio de su frente amarilla, difícil de percibir a través de una visión perfilada. Y entonces el puritano se da cuenta de las pretensiones del recién llegado. Pero actúa como si lo le hubiese visto y mordisquea delicadamente la jugosa manzana que sostiene en sus manos. Hacía mucho que no degustaba tal frescura y dulzor en los frutos.

Sus sentidos de percepción humanos se hallan apegados al momento que disfruta bajo la sombra del árbol de manzanas, pero no sucede lo mismo con su sentido espiritual, el cual se mantiene atento a las nuevas energías fulgurantes que emite la silueta del niño. Y se complace al sentir aquel espíritu infantil, inocente, ingenuo, tan puro como las propias energías de los animales que carecen de la malicia típica del hombre.


-"Más gracias encontrarás en las flores para tu arte, que las que este servidor puede otorgar, Alessandro." Dijo lleno de humildad, convencido de que la naturaleza era superior a él en todo sentido y podría brindar un espectáculo sin igual, digno de ser capturado en un dibujo.

Sí, es la primera vez que ve al Caruso, pero ya sabe su nombre y otras cosas más. Y la frase no se manifiesta una onda sonora como se pudiese pensar, no. Es una voz que habla directamente al alma, un simple choque de energías, donde no hacen falta oídos para escuchar ni comprender. Es la típica forma de expresión del monje ante la curiosidad de sus semejantes.

Y como queriendo reforzar aquella expresión, las margaritas aún renuentes a despertar al nuevo día, se abren innúmeras alrededor de Alessandro, complaciendo así la petición del Virgo. Saludan animosas al jovencito aquellas flores de verano, que con su amarillo vivo ahora intentan aprovechar al máximo la luz que el astro rey les otorga esta mañana. Si bien el saludo no es nada convencional, Yong Heng no pretende asustar al niño, al contrario, lo hace con la intención allanar un camino para el acercamiento a través de la hermosura de la propia naturaleza y no a través de sí mismo, como comúnmente lo hacen los mutantes.
**


--------------------
Om Mani Padme Um...

user posted image

La espada más aguda es la palabra, el peor fuego es la lujuria, la miel más dulce es la sabiduría y la oscuridad más negra, la ignorancia.

Camino a la Verdad // Caja de Seguridad

user posted image
Top
Alessandro Caruso
Posted: Aug 27 2011, 06:09 PM


Alumno. Nivel 1 // Caruso Bros nº5


Group: Alumnos
Posts: 112
Member No.: 278
Joined: 24-May 11



Su mano se movía con gracilidad en aquel papel, trazaba lineas de aquí y de allá para hacer el árbol, plasmaba paso a paso las hojas y las aves volando sobre aquel manzano, al mismo tiempo, empezaba con el boceto de la figura que yacía bajo ese mismo ser vivo de grandes ramas, frutos y hojas que estaba allí, no sabía quien era, y esperaba no molestarle si lo dibujaba. Pero de un momento a otro atendió que alguien llamaba a su mente con una voz, era pasiva y calmada esa tonalidad, pero no dejo de sorprenderse por ello...

Sus ojos se abrieron y buscaron a otra persona en los alrededores, pensó en que su hermano Marco estaba por ahí y había aprendido algo nuevo con su proyección de emociones, pero no, allí no había nadie más que él y el personaje debajo del manzano, entonces su mirada color miel se dirigió al asiático, y las flores a su alrededor se abrieron de par en par a ese astro matutino que todos los días salía. Alessandro se quedo maravillado, pues era una habilidad majestuosa, controlar la naturaleza y aparte comunicarse mentalmente, eso lo pensaba el menor de los Caruso porque desconocía de la habilidad original del buda.

Sus piernas le llevaron hasta la presencia de aquel que bajo el árbol comía una manzana, Alessandro mostraba una sonrisa mientras llevaba el bolso a cuestas, le miro extrañado, sus ropajes, cabello, cara, no eran de un chico del siglo XXI, seguro era un extranjero japones, o quien sabe que cosa. - Buenos días, disculpa, no quería molestarte dibujandote, no pensé que te darías cuenta de ello... Y, y, disculpa... Si dibujo a la naturaleza, solo que... Me gusta mejor cuando esta interactúa con el ser humano... - Su respuesta fue dirigida hacia ese pensamiento en su cabeza, que a pesar de ser un pensamiento, lo sintió como algo extraño, nunca había tenido a alguien hablándole en la cabeza, y sobre todo en aquella tan imaginativa como esa.

Es entonces cuando amablemente el chio acomoda sus cosas en el brazo izquierdo, para extender su mano derecha al joven presente... - Mi nombre es Alessandro... - Diría con una sonrisa, no sabía porque, pero no sentía desconfianza de ese que reposaba allí, si, era un extraño sujeto, pero, es una escuela de extraños... El que no es extraño allí, seguramente no es de esa escuela...


--------------------
Ficha - Caja
Alessandro Caruso
"Primero pienso, y luego existo..."
user posted image
Top
Yong Heng Zhi
Posted: Sep 1 2011, 05:13 AM


Alumno. Nivel 3.


Group: Alumnos
Posts: 23
Member No.: 307
Joined: 1-August 11



**El Virginiano sonríe complacido al sentir que el infante se acerca hasta él, justo como fue su deseo desde el momento que en que percibió por primera vez la intensidad con que sus energías espirituales refulgían, imponiéndose ante la propia esencia que la naturaleza brindaba en su inusual alborada. Y vaya que aquello es difícil de superar para los hombres, sin embargo, para un niño no existen tales limitaciones, logrando superar a los ya maduros con creces, hasta sorprender a los más versados en su contemplación.

En una representación tan sencilla de un acto que la naturaleza hace por sí sola, día a día, ya el discípulo de Buda se había ganado al menor de los Caruso, haciéndolo reaccionar positivamente.


-Tu energía es sensible a plena conciencia, del mismo modo que estas margaritas son sensibles al sol. Comenta en un tono pasivo, con su propia voz, justo cuando Alessandro se encuentra frente a él intentando dar explicaciones de su proceder. Sus palabras buscan disipar las dudas y hacer notar que no sólo los sentidos físicos son capaces de percibir el universo, sino que también existen otras fuerzas de igual magnitud e importancia, que son capaces de sustituir la percepción corporal.

Sin embago, es un acto tan sincero el del muchacho, quien prácticamente se apena y se disculpa, que Yong Heng escucha atento a todas sus palabras sin interrumpirle ni impartir ninguna enseñanzar


-El más pequeño de los Caruso, sí. Es innegable la verdad que profesan tus ojos, jovencito. Repone al escuchar cuando el dibujante realiza su singular presentación, aparentemente sin darse cuenta que su interlocutor ya sabe su nombre. Aquellos ojos rasgados observan más que el aspecto físico de quien tiene frente a sí, dando una sensación de paz indescriptible, contraria a la negrura que se colorea en sus pupilas, debido a su raza. Más que el extraño color de la mirada del niño, el budista se maravilla en esa profundidad que reflejan sus orbes melifluas, en esa sensación que sólo la ingenuidad de un infante podía causar, tan casto, tan puro. Casi que el chino siente la necesidad moldear aquel hermoso estado para hacerlo florecer al mundo, tal y como lo hacen las margaritas circundantes ante el ostentoso astro rey. Pero su propia filosofía se lo impide; "No hay nada que hacer o deshacer, todo ocurre por sí mismo".

Es entonces cuando el Caruso extiende su mano frente al monje, él no contesta el saludo de la misma forma, prácticamente dejando al niño con su mano extendida. Ninguna clase de rechazo se denota en ese actuar, al contrario, se remarca la tradición budista en un tono de respeto y clara diferencia entre las costumbres americanas, el cual puede ser interpretado sin posibilidad de duda.

Y colocando la manzana mordida sobre su regazo cubierto de rojas túnicas, el asiático une las palmas de sus manos, una frente a otra, llevándolas muy cerca de su rostro, casi rozando su nariz con las puntas de sus índices encontrados, a la vez que inclina ligeramente su rostro.


-Námaste Alessandro... me puedes llamar Padma, como lo hace el resto. Dijo mientras no abría sus ojos, los cuales mantiene cerrados mientras se presenta como es debido. Seguro de sí mismo, da su seudónimo, aquel que su maestro le impondría desde siempre, para sustituir su nombre real.

Y justo en ese momento, el intrépido geco que se encontraba sobre las ramas del manzano, desciende curioso ante la escena que se desenvuelve cerca de él. Una vez que encuentra el refugio entre las telas escarlatas de aquel holgado Kasa, asciende sobre los hombros de su amo, curioso. Alza su cabecita fosforescente al aire, como queriendo ver y oler todo, sin perder ningún rastro del recién llegado. A parte de la peculiaridad de los brillantes colores que se dibujan sobre sus escamas, el animalejo actúa como si realmente tuviese conciencia, lo que seguramente podría llamar la atención de cualquiera.


-Él es Mushu, no le temas... sólo siente curiosidad.

Vuelve a sonreír mientras abre nuevamente sus ojos, habla con tanta naturalidad que el actuar del reptil aparenta ser normal. Si bien la meditación no se hace presente en ese momento, la impresión que se plasma en el ambiente es muy parecida a la que se logra en ese éxtasis silencioso. Poco a poco las avecillas, conscientes de ese estado, vuelven a acercarse sin miedo, picoteando el césped lleno del arroz que hace unos segundos les había sido regalado de la mano del Padma.**


--------------------
Om Mani Padme Um...

user posted image

La espada más aguda es la palabra, el peor fuego es la lujuria, la miel más dulce es la sabiduría y la oscuridad más negra, la ignorancia.

Camino a la Verdad // Caja de Seguridad

user posted image
Top
Alessandro Caruso
Posted: Sep 7 2011, 05:27 PM


Alumno. Nivel 1 // Caruso Bros nº5


Group: Alumnos
Posts: 112
Member No.: 278
Joined: 24-May 11



Aquel personaje no era muy normal que digamos, en realidad, el joven que estaba allí no tenía nada que lo clasificara como una persona “normal” si consideramos la palabra normal, definida en aspectos sociales y culturales de América del norte, pero no nos pongamos filósofos. Alessandro se percato de que su saludo no sería correspondido porque venía de otra cultura, una más estilizada y que al parecer, el joven buda defendía con admiración y orgullo, no tenía nada de malo saludarle igual, sus manos se juntaron frente a su rostro, tal cual el de nombre Padma lo hacía, y dio una corta reverencia ante este, o más que reverencia, fue una inclinación del torso, justo antes de sentarse allí en frente del naturalista muchacho.

- ¿Cómo sabes mi apellido y que soy el menor de mis hermanos? Eres algo extraño, pero a la vez muy interesante… - Destilaba la inocencia en sus palabras, no sabía porque aquel chico no podía ser odioso o asustarse con ese joven, tenía la capacidad o el don de sentir desconfianza hacia las personas extrañas que mostraran ciertas actitudes, pero el de vestimentas rojizas no le daba esa impresión, no era empático ni telepata, solo era un niño o mejor dicho un pre-adolescente que entendía y captaba perfectamente las señales del cuerpo, asimilándolas y respondiendo involuntariamente, es por ello que sentía calma y paz con ese sujeto, era extraño, si, pero Alessandro siempre se sintió atraído por tales cosas.

Una lagartija salió del árbol de manzanas, era ese animal el que intentó dibujar minutos antes pero que desde su perspectiva no distinguía bien, era muy bonito y tenía escamas rojas, como este narrador lo expresa anteriormente, el pequeño no siente miedo ante lo que no conoce, en cambio, siempre se siente atraído hacia ello, queriendo descubrirle. Era muy curioso, y por ello sus orbes se abrieron y miraron fijamente al animal… - Es muy bonito, y se llama igual que el dragón parlanchín de la película Mulan… Es muy original… - Sonrió y extendía su mano esperando que este viniese a él, se sentía intrigado y maravillado, quería tocarlo si este se lo permitía, sino, el joven retraería su brazo hasta su pierna y lo miraría hacer cualquier cosa, nunca tuvo una mascota y eso daba cabida a su admiración.

Sus padres no les permitían tener otra boca que alimentar, ya bastaba con cinco hijos y ellos mismos como para poder tener a un animalito nuevo, eso fue lo que más le aferro a su oso Idioto, entre otras cosas, claro. - A propósito, ¿Qué verdad profesan mis ojos y a que energía te referías? Puedes sentir energías… Mi poder consiste en un tipo de energía también… - Su curiosidad volvió a salir a flote, siempre se interesaba en las habilidades de los demás, por ello siempre observaba a sus compañeros de clases o en las otras materias, siempre veía y buscaba conocer las habilidades por las cuales los demás estaban en esa Academia, era interesante conocer sobre la biología y la genética del gen X. Sin embargo se destaca en tecnología porque siempre es más dado a las nuevas creaciones, básicamente su poder coincidía en eso, y como quería aprender más de sí, tomo el camino más sencillo…

La naturaleza aflorada en aquel campo era hermosa, les acompañaba y les indicaba que todo estaba bien y en paz. El menor de los Caruso ha dibujado muchas partes de la Academia, desde varias perspectivas, tanto en su interior como en su exterior, y le gustaba, siempre tenía algo que dibujar, solo que no tenía a nadie a quien enseñárselos… Eso, le desmotivaba un poco, pero como siempre se repetía, tenía que madurar, si o si…


--------------------
Ficha - Caja
Alessandro Caruso
"Primero pienso, y luego existo..."
user posted image
Top
Alessandro Caruso
Posted: Oct 4 2011, 12:01 AM


Alumno. Nivel 1 // Caruso Bros nº5


Group: Alumnos
Posts: 112
Member No.: 278
Joined: 24-May 11



El tiempo paso volando, dicen que cuando te diviertes el tiempo pasa de ese modo, y para él, este joven de castaños cabellos, había pasado muy rápido, no se fijo en la hora de su reloj electrónico, en la siguiente hora si tenía que ir a clases, y aquellas preguntas dadas por el chico fueron inconclusas pues el joven japones o chino, o de clase oriental, no le contestó. - Gracias señor Padma, me tengo que retirar... Hablaremos cuando tenga más tiempo... - Dio una reverencia corta y sonrió. cuando habló se refería a cuando él tenga más tiempo, pues aquel parecía muy relajado tirado bajo ese árbol sin preocuparse del factor tiempo como cualquier otro.

El pequeño, tomaría su bolso y tras ajustarlo en la espalda, daría una carrera hacia la escuela, tenía clase de arte, o por lo menos, quería practicar su arte, la pintura le gustaba mucho y no fue un buen momento elegir los jardines como lugar para pintar, aunque ya lo había hecho antes. Alessandro con una sonrisa en el rostro se perdió en la multitud del colegió, quizá mas adelante tuviese la oportunidad de hablar con ese peculiar personaje, pero eso no es cosa de preocuparse ahora, pues para eso, faltará mucho tiempo...


--------------------
Ficha - Caja
Alessandro Caruso
"Primero pienso, y luego existo..."
user posted image
Top
DealsFor.me - The best sales, coupons, and discounts for you

Topic Options





Hosted for free by InvisionFree* (Terms of Use: Updated 2/10/2010) | Powered by Invision Power Board v1.3 Final © 2003 IPS, Inc.
Page creation time: 0.1242 seconds | Archive



Skinned by Lint Roller of RPG-Directory and Caution.