Mutantes y Humanos compartiendo un mismo mundo… y una guerra en ciernes.

Cuando la coexistencia parece volverse inviable, la única opción es tomar partido pero… ¿Por quien lo harás? Una política opresora, empresarios sin escrúpulos, experimentación humana con total impunidad, atentados terroristas, corrupción… pero aún en tiempos turbulentos existe quien aboga por el dialogo, la cooperación y la convivencia.

El mundo está en tus manos. ¿De qué lado estás?






Worlds Collide

Image and video hosting by TinyPic


InvisionFree gives you all the tools to create a successful discussion community.
InvisionFree - Free Forum Hosting
Bienvenido a la Academia X.
Si aún no eres miembro, puedes unirte a nuestro rol de forma totalmente gratuita.
Únete a la aventura

Name:   Password:


 

 Viaje a lo desconocido, *Privado para Orange Crush*
Ariadne Vandermeer
Posted: Jun 6 2011, 01:39 AM


Co-directora/ Profesora de vuelo/ Jefa Redacción de la Gaceta X


Group: Admin
Posts: 251
Member No.: 1
Joined: 31-December 07



Era la hora de entrenar a los Orange Crush, de prepararlos en la Sala de Peligro para la vida real. Iba a ser una clase dura, eso estaba claro, y es que Ariadne Vandermeer no se andaba con minucias en cuanto a la preparación de sus alumnos.
Era exigente, dura, severa y a veces incluso inflexible; hacía a sus chicos trabajar duro, sudar a fondo para conseguir su aprobación y ponerlos al límite para sacar lo mejor de ellos, lo que le había acarreado su fama de profesora autoritaria y estricta.

Además sus métodos solían ser algo singulares e incluso rudos, dotados de una realista crudeza que podía llegar a herir parte de la sensibilidad de algún que otro alumno novato.
No tenía reparo alguno en poner a los chicos ante situaciones difíciles y extremas, donde una decisión crucial podía llevarlos al más infame de los fracasos o a la más gloriosa de las victorias.

O simplemente dejarles con ese regusto amargo de la duda, ese matiz grisáceo, ese cúmulo de remordimientos al preguntarse si realmente su decisión ha sido la acertada o no.
Al fin y al cabo estaban ante una simulación real, no jugando a un video juego de final feliz.

Atravesó la puerta de la fría sala, la famosa Sala de Peligro en la que había pasado parte de su juventud enfrentándose a diversos retos cuando ella misma era un estudiante de la Academia X. Para Ariadne aquella estancia estaba llena de recuerdos, unos felices y agradables y otros no tanto.

Se sentía en paz y tranquila entre aquellas paredes, tenía una conexión especial con aquella sala, podía sentirla en todos los rincones de su ser, de su gen X.

Escuchó unos pasos a su espalda y se giró complacida al ver que los chicos acaban de llegar, preparados para comenzar la sesión de entrenamiento que les tenía preparada.
Se acercó a ellos desde el centro de la sala, donde la luz de la estancia recortaba su elegante figura, dotándola de un aire imponente y majestuoso.

- Bienvenidos, Orange Crush, pasad, empezaremos en breve.


--------------------
user posted image

Mil gracias a la user de McCann y Lucille ^^
Top
Dania Ivanov
Posted: Jun 7 2011, 06:54 PM


Alumna. Nivel 2


Group: Alumnos
Posts: 721
Member No.: 66
Joined: 23-May 09



Su mirada derrochaba fuerza y confianza en aquel espejo medio empañado. El vapor de agua de la ducha aún no había desaparecido del cuarto de baño y le hacía a la rusa sentir cierto calor agradeable mientras dejaba a su cuerpo secarse solo. Sus manos se movían habilidosamente entre su cabello mientras se hacía una coleta alta lo más estable que consiguió. Necesitaba que nada le distrajera, que todo fuera perfecto y que todo su cuerpa se mantuviera como un uno y no como muchas partes.

Todo el mundo hablaba de aquellas clases, y nadie decía nada bueno. Sí, eran simulaciones y tras ellas te reías y lo pasabas bien, pero durante ellas podías llegar a llorar y salir muy mal herida. Zack, mismamente, había sido aplastado por Hulk. Salió del cuarto de baño y miró la ropa que había preparado para aquella clase. Era lo más ajustado y flexible que pudo encontrar, y además, había intentado cubrir la mayor superficie del cuerpo para evitar rasguños. Se puso unos leggings negros con una camiseta de deporte transpitable blanca, y para compensar la desnudez de sus brazos, se puso unos calentadores de brazos.

Bajó al comer y se tomó un bol con cereales y una macedonia. Quería tener energías para la clase, pero no quería llenarse y acabar con dolor de barriga o con hinchazón. Cuando acabó de desayunar fue a la puerta de la sala de peligro. Solo el nombre auguraba lo peor, aunque cosas peores había sido capaz de superar. Eso le daba confianza, ella era una chica fuerte y luchadora, y no se rendiría facilmente ante lo que la profesora le enfrentara.

Esperó a sus compañeras antes de entrar, y una vez que estuvieron, entraron para encontrarse con Vandermeer, que se giró y las miró. Inmediatamente Dania se estiró como si fuera una militar, y tras darse cuenta de lo que acababa de hacer se relajó un poco, pero no sin seguir mostrando ese algo de obediencia y fuerza en ella.

Dania casi esperaba un susto, una sorpresa, algo. Que el suelo desapareciera y cayeran al vacío, que la habitación se hiciera cada vez más pequeña, o que un monstruo las atacara por la espalda.


--------------------
Top
Nora
Posted: Jun 7 2011, 08:46 PM


Alumna. Nivel 1.


Group: Alumnos
Posts: 72
Member No.: 269
Joined: 25-February 11



Fuera, todo el desayuno terminó fuera, dentro del váter. No había asistido en toda la mañana a clase porque me encontraba realmente mal con mareos y el estómago hecho mierda. No tenía resaca porque evitaba el alcohol, no por ser una borracha, sino porque temía emborracharme. Porque no quería saber qué pasaría si no podía controlar mis poderes; casi no podía aun estando normal...

No tenía ni la más remota idea de qué me pasaba, porque Claire me dijo que yo no podía enfermar, al menos no de la manera en la que lo hacían el resto de las personas. Quizás hubiera absorbido algún virus de algún animal al que le arrebaté la energía.

Sin embargo, descarté aquella idea al instante, ya que sólo había tratado con eso desde que desperté aquel día perdida en medio de la nada, y no había tenido malestar hasta ahora. Así que, más bien, quien podría estar equivocada ahora en su deducción era la infalible Claire.

Tiré de la cadena y bajé la tapa aún arrodillada, recostando el tronco superior sobre ella, sintiendo la fría cerámica en mi mejilla mientras escuchaba cómo el agua arrastraba los restos del desayuno y bilis a las tuberías. Cerré los ojos y, por suerte, las náuseas habían desaparecido y el mareo empezaba a menguar. Levanté el brazo y, a tientas, alcancé un poco de papel higiénico con el que limpiarme la boca a medida que me incorporaba.

-Bonita forma de empezar el día... -mascullé.

Me ayudé de la pared para apoyarme y ponerme en pie. Ahora, en lugar de mareo y náuseas, tenía un dolor de cabeza descomunal. Me lavé la cara y después me miré en el espejo: mi cuerpo estaba brillando tenuemente por mi gen X. Entorné los ojos desconcertada, ¿qué intentaba mi cuerpo? ¿Absorber la energía del ambiente para curarme? Esto era algo estúpido porque yo podía curar heridas, no eliminar bacterias, y lo que más odiaba de todo esto era que ni siquiera me conocía a mi misma.

Siempre por lo mismo, siempre por culpa de la amnesia que se había llevado mis recuerdos si alguna vez los tuve.

Decidí ducharme y cambiarme de ropa porque se me había manchado de aquella mugre. Sentir el agua fría por la mañana estaba atenuando el dolor de cabeza, pero no lo haría desaparecer. Tal vez una aspirina... Me sequé y vestí con lo primero que encontré en el armario. Después, me tumbé sobre la cama y cerré los ojos para ver si se me pasaba un poco la jaqueca. Las dos siguientes clases de ahora eran Historia y Filosofía, y no me encontraba en un estado adecuado como para escuchar diez mil palabras por minuto.

Sinceramente, prefería que este dolor menguase por sí solo, sin tener que recurrir a ningún tipo de medicamentos. Había algo en ellos que me ponía la piel de gallina, más aún después de aquella fugaz visión de reminiscencia que tuve en la habitación de Shade.

En ese momento, sonó mi móvil, y la única persona que tenía mi número por ahora era Claire. Su voz dulce y de experiencia acarició mis oídos con ese cariño maternal que transmitía. No podía ser más oportuna su llamada.

-Buenos días pequeña -emitió una suave sonrisa que se dejó escuchar.
-Tan buenos no diría yo... -bromeé a duras penas.
-¿Qué ocurre? Para una vez que te llamo y me encuentro con que algo no está como debería. Sólo llevas un par de semanas fuera y...
-Claire -le corté, recostando mi mejilla izquierda sobre la almohada, con el teléfono sobre la oreja derecha. Era muy propensa a preocuparse demasiado antes de escuchar.- Estoy bien, sólo que habré comido algo que me sentó mal.

Podía notar como al otro lado del teléfono se rascaba la barbilla y perdía la mirada. Era la pose que tomaba cuando se activaba su lado médico.

-Por lo que me dices, adivino entonces que las náuseas se te pasaron cuando vomitaste. - Sí, definitivamente había activado su lado médico.- Ahora lo que te quedará es dolor de cabeza que puede aliviarse con el tiempo. Por hoy come blando.

Como si fuera algo que no supiese ya, pero bueno, siempre sería mejor oír el diagnóstico de una buena médica. Parecía que al final de todo, ni siquiera mi don me libraría de los dolores provocados por un alimento en mal estado. Me preguntaba cuán desconcertada había dejado aquello a la anciana.

-Gracias por el consejo, como siempre, Sra. Hudson -apunté con un afable tono de mofa.- Bueno, ¿y cómo estás tú?

-Bien, querida. Pero ten cuidado, no están dando buenas noticias los informativos con el tema de los mutantes, así que será mejor que estés más atenta con quién tratas desde ahora. Los agentes del bosque que vimos puede que no anden muy lejos.

Su tono se volvió serio y autoritario, y a mí me dejó pensativa, con el cuerpo cortado.

-Sí, claro... -respondí distraída.
-Bueno, supongo que querrás echar una cabezada antes de ir a clase, así que te dejo tranquila. Un abrazo, querida.
-Gracias por llamar, Claire -contesté antes de que se cortase la conexión, dejándome con una sonrisa en los labios y una mirada perdida y preocupada.

Después, sin darme cuenta, me quedé dormida las dos horas siguientes.

***

Me desperté de sopetón tras la misma pesadilla de todas las noches. Siempre que entraba en la fase REM las tenía, y siempre se repetía. Así, con aún bastante dolor de cabeza pero menos que antes y comprobando que mi cuerpo ya había dejado de brillar por sí solo, miré la hora y el horario; tocaba entrenamiento en la Sala de Peligro. Aquello me entusiasmó sobremanera, porque sería la primera vez que tratarían mis poderes un profesional, que me aconsejaría cómo utilizarlos. Sin embargo, los vaqueros cortos y la blusa que llevaba no sabía si sería la vestimenta adecuada para entrenar. Busqué aquel mono gris oscuro que me recomendó comprar Claire, la anciana más precavida en el planeta, y me calcé las botas negras que llevaba puestas. Así, tapé la numeración de mi brazo izquierdo con una cinta del mismo gris y salí por la puerta, ignorando las espaciadas punzadas que me daban en las sienes.

Y tras recorrer multitud de pasillos, me quedé parada frente a la puerta esperando a que mis compañeras de grupo estuviesen presentes. A una de las chicas rubias ya la conocía de vista, de la clase de Bellas Artes. Parecía tan perfecta como la primera vez que la ví, en cambio yo estaba hecha una completa novata en todos los terrenos e insegura de cada uno de mis pasos. Aquella chica sería digna de mi asombro.

Entonces, como por acto de inercia, entramos en la sala y nos encontramos con la imponente figura esbelta de la co-directora Vandermeer, cuya presencia congeló parte de mis venas, sin dejar que mis ojos inocentes escrutasen cada metro que nos separaba.

Me preguntaba qué sería lo siguiente.


--------------------
Top
Rata
Posted: Jun 17 2011, 11:00 PM


Alumno. Nivel 1


Group: Alumnos
Posts: 29
Member No.: 186
Joined: 18-April 10



Se despertó con la cabeza pegada en el teclado de la casa de Estella. Se había quedado dormido a mitad del trabajo. En la pantalla sólo se podía leer cientos de líneas que sólo incluían la letra zeta. La barra espaciadora estaba manchada de su saliva. Además tenía en la cara algunas teclas marcadas. Miró su reloj y abrió completamente los ojos al ver la hora que era.

La idea era sólo faltar a las asignaturas que bien no las necesitaba para seguir en la academia o bien podía sacarlas por sí mismo. Casi todos los profesores siempre daban la oportunidad de no asistir a sus clases, y aquellas horas eran un tiempo valiosísimo para trabajar en el robot. Día a día parecía completarse un poco, pero aún distaba mucho de ser completo.

Apresuradamente desenchufó el ordenador y se lo puso bajo el brazo. Salió de la habitación y conectó la seguridad. Mientras andaba por el pasillo esperaba que Will siguiera la rutina programada y pidiera un taxi. Tiró el teclado sobre un sofá que estaba junto a la entrada.

- Will, haz que limpien las teclas con desinfectante, y borra las últimas zetas que estén en la pantalla seguidas.

Esperó a que llegara el taxi y le indicó la dirección a seguir. No hizo ningún caso a la conversación que intentaba comenzar el conductor de origen hindú.

Cuando llegó a la academia olisqueó su camiseta. Fue a darse una ducha durante la clase a la que ya no le daba tiempo a llegar. Ni sabía la ue era, pero a esa hora sabía que no era nada importante.

Cuando terminó compró un sandwich de una máquina expendedora que había por el pasillo. Necesitaría fuerzas para lo que fuera que les estuviera esperando en la clase de técnicas estratégicas/proceso de criba de alumnos.

Durante el camino se quedó recapacitando. Sacó la lista de su equipo y comenzó a ojearla. Por un momento le confundió el nombre de George, pero cuando recordó de haberla visto en alguna clase se quedó extremadamente sorprendido. ¡Era el único chico en todo el equipo!

Seguramente algún saco de hormonas estaría maldiciéndole por la suerte que supuestamente había tenido. Pero para él aquello podría suponer un problema. Si esperaban que por tener cromosoma Y debía ser el que las protegiera iban bastante mal. Mas le valdría que alguna tuviera super fuerza o resistencia aumentadas, porque si no iban listos.

Cuando llegó sólo estaban la profesora y dos chicas de su equipo. Las miró y sólo por la apariencia que tenían sus temores estaban confirmados:

"Estamos jodidos como no encontremos un puto tanque*"

*=Lenguaje de RPG, que viene a ser el que más daños aguanta mientras los demás del equipo intentan cumplir los objetivos


--------------------
user posted image
By: Marjorie

Ficha // La voz de Taz
Top
InvisionFree - Free Forum Hosting
Join the millions that use us for their forum communities. Create your own forum today.

Topic Options





Hosted for free by InvisionFree* (Terms of Use: Updated 2/10/2010) | Powered by Invision Power Board v1.3 Final © 2003 IPS, Inc.
Page creation time: 0.0876 seconds | Archive



Skinned by Lint Roller of RPG-Directory and Caution.